Inicio
barra


facebook
La gente de Sandoval de la ReinaLo último incorporado
Escríbenos y mándamos información, saludos o imágenes. Gracias.
  

Sandoval de la Reina y sus fundadores. La familia de los Sandovales.

Capítulo V: Las Behetrías

En este capítulo el autor relata, por merindades, los pueblos que más directamente pertenecieron a los Señores de Sandoval, hacia 1350, por behetría, solariegos o naturaleza, con el detalle de cómo contribuían.

Las merindades son Cerrato, Monzón, Campos, Carrión, Castrojeriz, Cardemuñoz, Burgos con Río Ubierna, Santo Domingo de Silos y Villadiego (incluyendo Sandoval).

Además, dedica los últimos apartados de este capítulo a:

Castro Rubio.
Privilegio para los lugares de behetría.
Se libraron de uno, pero cayeron en manos de otro.

... anterior

Capítulo V
LAS BEHETRÍAS

Ya escribí que D. Juan Rodríguez de Sandoval era uno de los mayores señores en las Behetrías de Castilla. Diré en qué consistían estas.

Antiguamente, algunos pueblos de Castilla, se ponían bajo la protección de uno o varios nobles castellanos a cambio de una cantidad en dinero o en especies. Los pueblos que podían elegir libremente su protector se titulaban Behetrías de mar a mar y otras se titulaban cerradas o entre parientes o de linaje, que se heredaban de padres a hijos. Los vecinos de Sandoval pertenecían a la llamada cerrada o de heredamiento.

Hacia el año 1350, el rey D. Alfonso XI y después su hijo D. Pedro I mandan hacer pesquisas por los pueblos de Castilla para saber a quién pertenecían unos pueblos y otros, con el fin de evitar perturbaciones entre los caballeros. Estas pesquisas quedaron recopiladas en un libro llamado el Becerro de las Behetrías de Castilla. Los reyes lo tenían en su cámara para dirimir los derechos de cada uno.

Entre D. Juan Rodríguez de Sandoval y sus familiares se beneficiaban y protegían a muchos o a todos los vecinos de unos noventa pueblos de las actuales provincias de Burgos, Palencia y Valladolid, agrupados en merindades. Muchos de estos pueblos desaparecieron hace siglos.

Pongo los pueblos y los pagos que les hacían, que más directamente les pertenecían, como behetría, solariegos o por naturaleza,

 

EN LA MERINDAD DE CERRATO

BINIEL DE ABAJO. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval, le pagaban treinta maravedís cada vecino al año.

CASTRIEL DE LÓPEZ DÍAZ. Solariego de Juan Rodríguez de Sandoval y otros. Pagaban cada uno a su señor tres heminas(1) de cebada y una cántara de mosto y dos huchas y cuatro sueldos y un obrero para vendimiar.

PERAL. En este pueblo no hallaron más que a un hombre que dijo que era behetría de Juan Rodríguez de Sandoval.

CUEVAS DE RIOFRANCO. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval, le pagaban cada año dos cargas de pan, los dos tercios de cebada y el otro de trigo, y en dinero cuatro maravedís.

VILLELLA. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. El que tiene una yunta de bueyes le da un maravedí, el que tiene uno solo medio maravedí y el que no tiene ganado, una cuarta parte de maravedí.

VALVERDE DE ANTIGÜEDAD. Era solariego de Juan Rodríguez de Sandoval. Le daban, por infurción, el que poseía yunta dieciséis celemines de cebada y cuatro de trigo, más una lunada de tocino; el que no poseía ganado, una gallina.

VILLALBA. Cerca de Terrados. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Está yermo y labra la heredad Juan Rodríguez de Sandoval, que es suya.

FORNIELLOS. Es solariego, entre ellos de Juan Rodríguez de Sandoval y le pagan cada uno a su señor cada año, el que labra con un par de ganados o con más once libretas de tocino y nueve azumbres de vino y cuatro celemines de trigo y cuatro de cebada; el que no labra con ganado, dos celemines de trigo y dos de cebada y cuatro azumbres de vino y una gallina. Dan más, cada uno a su señor, un obrero y el que tiene bestia con bestia.

VALDECAÑAS DE ABAJO. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Le dan cada uno yantares y, por infurción, cuatro celemines de cebada y tres de trigo y media cántara de mosto y un revedo viejo.

VALDECAÑAS DE ARRIBA. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Le dan lo mismo que Valdecañas de Abajo.

VALLVAYAN. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Le dan, cada uno, cuatro celemines de cebada y dos de trigo.

ANTIGÜEDAD. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Le dan yantares y el que tiene yunta de bueyes, un maravedí, y el que tiene un buey cinco dineros.

TERRADOS. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Le dan yantares y dos maravedís cada uno.

VILLARMERO DE FONTANIEL. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Le dan cuatro celemines de cebada y dos de trigo, cada uno.

FERRERA. Cerca de Palenzuela. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Le dan cuatro celemines de cebada y dos de trigo, más media cántara de mosto y un sueldo viejo cada vecino.

VILLAGUERA. Cerca de Palenzuela. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Le dan yantares más, por infurción, seis celemines de pan mediado y una cántara de mosto cada uno.

CASTRILLO. Cerca de Villaguera. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Le dan yantares más, por infurción, seis celemines de pan mediado y una cántara de mosto cada uno.

MORAL. Cerca de Palenzuela. Solariego de Juan Rodríguez de Sandoval. Le dan por infurción, por la casa en que mora cada vecino un maravedí y además cada uno tres maravedís.

 QUINTANA DEL PUENTE. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Le dan por infurción, cada uno, cuatro celemines de cebada, dos de trigo y media cántara de mosto.

VILLAONDRADO. Solariego de Juan Rodríguez de Sandoval y otros dos. Le dan cada uno a su señor, por la casa en que vivía, cinco maravedís.

VILLAMBISTIA. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Le daban, el que poseía una yunta un maravedí, el que solo tenía un buey cinco dineros, los que no poseían ganados dos coronados(2) cada uno.

TORQUEMADA. Behetría entre parientes de Juan Rodríguez de Sandoval. Les daban por infurción, el que poseía yunta una fanega de cebada, los demás media.

QUINTANA SANDINO. Behetría entre parientes de Juan Rodríguez de Sandoval. Les daban lo mismo que en Torquemada.

PUENTE SALCE. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Le daban seis maravedís cada uno.

VALDEOLMILLOS. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Le daban seis maravedís cada vecino.

FUENTES DE VALDEPERO. Solariego de Juan Rodríguez de Sandoval. Le daban, el que tenía yunta seis maravedís, el que solo poseía un buey cuatro maravedís, el que no tenía ganado quince dineros, la viuda seis sueldos.

BALTANÁS. Tenía vasallos Juan Rodríguez de Sandoval, que le pagaban cinco maravedís cada uno al año.

 

EN LA MERINDAD DE MONZÓN

CABAÑAS. Solariego de Juan Rodríguez y otros. A Juan Rodríguez de Sandoval le daban por infurción, el que tenía yunta ocho celemines de trigo, dos cántaras y media de mosto y medio tocino, quien no tenía yunta la mitad.

VILLAONQUITE. Este lugar es solariego de Gutiérrez Díaz de Sandoval, hijo de Diego de Sandoval. Le dan cada año por infurción, el que tiene un par de bueyes media fanega de trigo y dos cántaras de mosto, y el que tiene un buey tres celemines y medio de trigo y media cántara de mosto y le pagan yantar cada año.

OSORNO DE FORMIGUERO. Es solariego de Juan Rodríguez de Sandoval. Le dan cada año, el que tiene un par de bueyes una fanega y cuatro celemines do trigo y cuatro cántaras de vino y cinco maravedís de tocino y cinco sernas cada año, el que tiene un buey la mitad, y el que no tiene buey paga un cuarto.

ABADANES DE ARRIBA. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Le dan por infurción cien maravedís por yantares cada año.

ABADANES DE ENMEDIO. Son naturales, los de la familia Sandoval y otros. Dan cada año a cada uno de los ricos hombres seis maravedís y a otros cuatro. Dan cada año a Juan Rodríguez de Sandoval, por yantar, cien maravedís y al mismo, por san Martín, el que tiene un par de bueyes una fanega y cuatro celemines mitad trigo y mitad cebada, y el que tenía un buey la mitad.

ABADANES DE ABAJO. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Le daban, el que tenía yunta medio cuarto de trigo, medio de cebada y cuatro sueldos viejos, el que solo tenía un buey la mitad y los restantes la cuarta parte.

SAN LLORENTE DE RÍO PISUERGA. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval, y tenía por naturales, además, a Juan Rodríguez de Sandoval, al hijo de Diego Gómez el Feo, al hijo de Diego Gómez el Hermoso y a Juan Fernández, hijo de Diego Gómez, y a Gutiérrez Díaz, hijo de Diego Gómez, y a los hijos de Álvar Díaz e hijos de Pedro Díaz, Rostros de Puerco y a los hijos de Gutiérrez Pérez su hermano. Todos estos eran Sandovales. Además los de Lara y Vizcaya. Dan cada año a los ricos hombres seis maravedís y a otros cuatro y a su señor Juan Rodríguez de Sandoval, el que poseía yunta una fanega de cebada, media de trigo y tres cántaras de vino, el que tenía un buey la mitad y los demás la cuarta parte.

NAVEROS. Es behetría de Fernán Gutiérrez y Pedro Díaz, hijos de Álvar Díaz de Sandoval, y tiene por naturales a los de Lara, y Vizcaya. Dan a los hijos de Álvar Díaz de Sandoval, el que tiene un par de bueyes media fanega de trigo y media de cebada y ochos dineros, el que tiene un buey la mitad y los demás la cuarta parte. A los naturales les dan a unos seis maravedís y a otros cuatro maravedís.

OLMOS DE PISUERGA. Es behetría de Diego Gómez de Sandoval y Juan Gómez de Sandoval, hijos de Diego Gómez. Les dan cada año, el que tiene un par de bueyes media fanega de trigo y media de cebada, el que tiene un buey la mitad y los demás la cuarta parte.

CASTRILLO DE RIOPISUERGA. Behetría de Juan Fernández de Sandoval y tiene por naturales a los hijos de Diego Gómez de Sandoval y a los hijos de Juan Fernández el Niño y otros de los Sandovales y los de Lara y Vizcaya. Dan a Juan Fernández de Sandoval, el que tiene un par de bueyes una fanega de cebada y media de trigo y dos cántaras de vino y cien maravedís en dinero, el que tiene un buey la mitad, la viuda ocho dineros. A los naturales les dan seis maravedís cada uno.

CEMBREJO. Es solariego de los hijos de Díaz Gómez de Sandoval y de Dña. Aldonza, su madre. Les dan veintisiete maravedís anuales pagados en marzo, más el que tiene yunta doce dineros, diez celemines de trigo y diez de cebada, el que solo tenía un buey la mitad y los demás tres dineros.

SOTOBAÑADO. Behetría de los de Sandoval y solariego de ellos y otros. Dan cada uno a sus señores, el que tiene un par de bueyes un cuarto de centeno y cuatro dineros, el que tiene un buey la mitad y los que no tiene buey dan la mitad del pan que cogen. A los solariegos les dan cada uno a su señor por san Juan seis maravedís.

VILLABERMUDO. Juan Rodríguez de Sandoval tenía dos vasallos que le daban cada uno nueve celemines de cebada, salvo si tenían bestia caballar.

 

EN LA MERINDAD DE CAMPOS

MUEDRA. Es solariego de Juan Rodríguez de Sandoval y otros. Dan cada año, cada uno a su señor, en reconocimiento de señorío, diez maravedís y una gallina, y el que tiene un par de bueyes y un buey, trabajan para el señor un día al mes, y el que no tiene ganado trabaja él mismo para su señor.

PARADIELLA. Solariego de Juan Rodríguez de Sandoval. Le pagaba cada uno por martiniega cuatro maravedís y una gallina. Los que tenían ganado trabajaban para el señor algún día y los que no ellos.

AUTIELLA. Era de Juan Rodríguez de Sandoval. Le daban cada año por martiniega cien maravedís y a otros entre ellos a algunos Sandovales dos maravedís.

VILLANUEVA DE GONZALO GARCÍA. Era naturales Juan Rodríguez de Sandoval y Ruiz González, su hijo.

CASTRO MOCHO. Era natural Juan Rodríguez de Sandoval

 

EN LA MERINDAD DE CARRIÓN

VILLAVIECO. Era solariego de los hijos de Dña. María, que fue mujer de Álvar Díaz de Sandoval. Les dan cada año veinticinco dineros.

VILLAFALFÓN. Solariego de Diego Gómez de Sandoval, hijo de Álvar Díaz de Sandoval, y otros. Dan cada uno a su señor por el suelo dos maravedís.

CASTRIELLO. Solariego de Dña. María, mujer de Díaz Gómez de Sandoval y de otro. Dan cada año, cada uno a su señor por infurción por la casa que viven dos maravedís.

VILLAMORANTA. Era parte solariego y parte behetría de Juan Rodríguez de Sandoval y otros. Dan cada año a su señor del solar, el que tiene un par de bueyes tres maravedís, el que tiene un buey quince dineros y los demás doce dineros.

 

EN LA MERINDAD DE CASTROJERIZ

VILLASANDINO. Eran naturales y diviseros, Juan Rodríguez de Sandoval, y Juan Fernández y Gutiérrez Díaz, hijos de Diego Gómez de Sandoval, y Pedro Díaz y Ferrán Gutiérrez y Díaz Gómez, hijos de Álvar Díaz de Sandoval, y Juan Rodríguez, hijo de Diego Gómez el Feo, y Díaz Gómez, hijo de Díaz Gómez de Sandoval. Dan a los ricos hombres por divisa cada año por san Juan seis maravedís y a otros cuatro maravedís.

CASTRILLO DE MURCIA. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval y diviseros los mismos que de Villasandino. Pagaban a Juan Rodríguez de Sandoval, como señor, todo el concejo, cuatro cargas de pan, mitad trigo y mitad cebada, y a los diviseros cuatro maravedís cada uno.

VILLANDIEGO. Entonces llamado Villadiego. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval y son diviseros, entre otros, tres hijos de Álvar González de Sandoval y Juan Rodríguez de Sandoval, su hermano, y los hijos de García Pérez Rostros de Puerco, que son tres, y tres hijos de Diego Gómez el Feo; todos son Sandovales. Dan a cada divisero seis maravedís y a otros cuatro y a Juan Rodríguez, como señor, por infurción, una fanega de pan mediado el que poseía pareja de bueyes, el que poseía uno la mitad y la viuda una gallina.

YUDEGO. Entonces llamado "Yudiego". Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval y son diviseros, entre otros, Juan Rodríguez de Sandoval, los hijos de Álvar Fernández y García Díaz, hijos de Diego Gómez de Sandoval y Díaz Gómez, hijo de Gonzalo Gómez y nieto de Díaz y Diego Gómez el Feo; todos Sandovales. Dan a Juan Rodríguez de Sandoval, como señor, una fanega de pan mediado el que tiene un par de bueyes, el que tiene uno la mitad y la viuda una gallina. A los diviseros, seis maravedís y tercio cada uno, por san Juan.

VILLACIELLO. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Dan por behetría, tres fanegas de pan mitad trigo y mitad cebada.

PADILLA DE ARRIBA. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Son diviseros Juan Rodríguez, Juan Fernández y Gutiérrez Díaz, hijos de Diego Gómez de Sandoval, y cuatro hijos de Álvar Díaz De Sandoval. Juan Rodríguez de Sandoval cobraba trescientos maravedís por concesión del rey. Como señor la daban, el que tenía un par de bueyes una fanega de trigo y otra de cebada, el que tenía uno la mitad y los demás tres celemines. A los diviseros les daban cuatro maravedís.

PADILLA DE ABAJO. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval y otros. Les daban por infurción entera una fanega de trigo, dos de cebada, cuatro cántaras de vino y dos maravedís en dinero; otros pagaban, media, tercia y cuarta infurción. Por martiniega le daban 112 maravedís y medio.

VALTIERRA DE RIOPISUERGA. Behetría de los hijos de Álvar Díaz de Sandoval, y diviseros Juan Rodríguez Sandoval y Juan Fernández de Sandoval y Gutiérrez Díaz de Sandoval, hijos de Diego Gómez el Feo, y dos hijos de Pedro Díaz de Sandoval Rostro de Puerco y Pedro Ruiz, hijo de Álvar Gómez de Sandoval, y cinco hijos de Álvar Díaz de Sandoval. Daban a los hijos de Álvar Díaz como señores, el que tenía un par de bueyes ocho celemines, mitad trigo y mitad cebada, el que tenía uno la mitad, y los demás dos celemines, a los diviseros, cuatro maravedís cada uno por san Juan.

ZORITA. Diviseros, entre otros, tres hijos de Pedro Ruiz de Sandoval. Les pagaban seis maravedís cada uno por san Juan.

SANTA MARÍA DE PALAYO. Entre los diviseros estaba Juan Rodríguez de Sandoval. Daban a los diviseros seis maravedís cada uno.

VILLAVETA. Son señores los herederos de Ruiz Gutiérrez Quesada y nietos de Gómez Gutiérrez de Sandoval. Les daban, el que tenía un par de bueyes dos fanegas, mitad trigo y mitad cebada y dos cántaras de vino, el que tenía uno la mitad y los demás un cuarto de grano y media cántara de vino.

VILLA AMEL. Es solariego de la mujer de Juan Rodríguez de Sandoval. Dan por infurción, cada uno a su señor, tres maravedís.


EN LA MERINDAD DE CARDEMUÑOZ

SOLARANA. Este lugar era realengo y se lo dio el rey D. Alfonso a Juan Rodríguez de Sandoval, con sus derechos. Dan al dicho D. Juan por infurción, cada uno, ocho dineros y por yantar veinticuatro maravedís.

EN MONTUENGA; MADRIGAL DE ESCALAS; SANTA MARÍA DEL CAMPO. Era divisero, entre otros, Juan Rodríguez de Sandoval por su mujer y les daban seis maravedís cada uno.

EN VILLANGÓMEZ Y SAN MIGUEL DEL PÁRAMO. Le daban seis maravedís y tercio.

VASCONES. Era divisero Juan Fernando de Sandoval, entre otros, y los daban seis maravedís cada divisa.

 

EN LA MERINDAD DE BURGOS CON RÍO UBIERNA

VILLAHIERNO. Divisero, entre otros, Juan Rodríguez de Sandoval. Le dan por cada divise (sic) seis maravedís y tercio.

MORADILLO DE RUYERO. Daban de martiniega cada año a Dña. Elvira, viuda de Diego Gómez de Sandoval, sesenta maravedís. El lugar había sido de Juan Fernández de Sandoval y se lo vendió a Ferrando Rodríguez de Villalobos.

 

EN LA MERINDAD DE SANTO DOMINGO DE SILOS

CILLERUELO. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Le dan, el que tiene yunta de bueyes cuatro maravedís, el que tiene una la mitad, más, cada casa, una gallina y cada año por yantar cuarenta maravedís, por infurción, cada uno, una fanega de cebaba y media de trigo.

NEBREDA. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Le dan por martiniega, cada año, cien maravedís y por infurción, el que tiene yunta de bueyes, una fanega de pan, el que tiene uno la mitad y los demás una gallina.

VALDEANDE, PINEDA, ACITORES, CASTRILLO SOLARANA, IGLESIA RUBIA, SEHEROS, PAÚLES, SANTA CECILIA Y PENEDIELLO. También era divisero Juan Rodríguez de Sandoval y le daban seis maravedís cada divisa en cada lugar.

 

EN LA MERINDAD DE VILLADIEGO

FUENCALIENTE PUERTA. Es behetría de Juan Rodríguez de Sandoval y son sus vasallos. Son naturales los Sandovales y otro. Dan a Juan Rodríguez, por infurción, el que tiene yunta tres cuartos de cebada.

VILLANUEVA PUERTA. Behetría entre parientes de la familia Sandoval. Les dan por infurción, el que tiene yunta una fanega de pan mediado y ocho dineros, los demás y la viuda medio tributo.

VILLAMAYOR. Behetría de la familia Sandoval y son naturales los mismos. Dan a su señor cada vasallo dos celemines de trigo y cuatro de cebada y tres cuartales de vino y un sueldo para carne. Dan a cada uno de los naturales, por san Juan, cuatro maravedís.

SANDOVAL. Behetría y solar de los Sandovales y son vasallos de Juan Rodríguez de Sandoval y de los hijos de Álvar Díaz de Sandoval. Son naturales todos los Sandovales. Dan cada año, por martiniega trescientos maravedís, de estos se lleva el Castillo de Burgos dieciocho maravedís y los hijos de Ruiz Gutiérrez Quesada y nietos de Gómez Gutiérrez de Sandoval, ciento cuarenta y uno, y los señores naturales lo demás. Cada hombre que tiene un par de bueyes paga por infurción al señor, cuyos vasallos son, ocho celemines de trigo y dieciséis de cebada y cuatro cántaras de vino y un tocino y cuatro maravedís, y es más, que todo el concejo paga veinte cargas de pan mediado de trigo y cebada. Por monedas y servicios y los maravedís que valen los llevan las hijas de Ruiz Gutiérrez Quesada. Y no pagan yantar ni fonsadera porque nunca la pagaron.

VILLAUTE. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval y son naturales todos los de la familia Sandoval y otro. Dan a Juan Rodríguez de Sandoval por infurción, una fanega de pan mediado el que tenía yunta, y los demás una gallina. Entonces el castillo era de los Sandovales.

VILLAFERRANDO, hoy VILLAHERNANDO. Behetría entre parientes de la familia Sandoval. Les daban por infurción una fanega de pan mediado y dos maravedís el que poseía yunta, el que solo tenía un buey medio tributo, los demás cinco dineros y la viuda una gallina.

MELGOSA. Behetría de los mismos y les daban lo mismo que en Víllahernando.

TUDANCA DE ABAJO. Behetría de los mismos Sandovales. Les daban por infurción tres cuartos de pan mediado.

VILLANOCEDO. Behetría de los Sandovales. Les daban por infurción una fanega de pan mediado y ocho dineros para carne el que poseía yunta, el que tenía un buey medio tributo y la viuda una gallina.

BOADA. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Le daban por infurción una fanega de pan mediado y dos maravedís para carne el que poseía yunta, el que solo tenía un buey la mitad y la viuda una gallina.

VILLALBILLA DE VILLADIEGO. Behetría de los Sandovales. Les daban lo mismo que en Boada, menos para carne que les daban cuatro sueldos.

QUINTANILLA DE LA PRESA. Behetría de los Sandovales. Les daban lo mismo que los anteriores y cuatro dineros en metálico.

BRULLÉS. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval y de los hijos de Álvar Díaz de Sandoval. Les pagaban lo mismo que los anteriores en especie y dos maravedís en metálico.

ARENILLAS DE VILLADIEGO, entonces la llamaban ARNIELLAS. Behetría entre parientes de la familia Sandoval. Les daban una fanega de pan mediado el que tenía yunta y los demás y las viudas una gallina.

TUDANCA DE ARRIBA. Behetría de Juan Rodríguez de Sandoval. Le daban por infurción siete maravedís anuales cada vecino.

HOYOS. Solariego de la familia Sandoval. Les pagaban nueve maravedís anuales cada solar habitado.

VILLANUEVA DE ODRA. Behetría entre parientes de la familia Sandoval. Les daban por infurción media fanega de cebada el que tenía yunta, el que tenía un buey la mitad y los demás celemín y medio.


CASTRO RUBIO

Este lugar que, al parecer, fue Castro Romano de apoyo a las legiones romanas en la invasión de Cantabria, por los objetos encontrados en sus alrededores, pudo estar habitado muchos siglos antes.

Años después de hacerse el libro de las Behetrías de Castilla, Gómez Gutiérrez de Sandoval, el año 1424, se lo vende o arrienda, con todos los derechos y posesiones que tenía allí y en Sandoval su familia, menos la casa palacio que tenía la familia en Sandoval y estaba en el alto y el molino de Castro Rubio, que era de su hermano Álvaro, al concejo de Sandoval por 250 fanegas de pan mediado de trigo y cebada y doscientas cántaras de vino, a censo perpetuo.

Años más tarde, los herederos de la familia Sandoval venden este censo, a la familia Melgosa, pero esta familia solo cobraba las 250 fanegas de pan mediado, quizá porque solo entrasen en el censo las posesiones y no los derechos que la familia tenía sobre los dos lugares y los derechos sobre los lugares les habían perdido ya la familia Sandoval por algún decreto Real. A su vez, un descendiente de la familia Melgosa se lo puso como garantía de un préstamo de 38 000 reales, solicitado a un vecino de Vitoria. Al morir D. Pedro de Melgosa, su hijo, D. Andrés de Melgosa, levantó la hipoteca juntamente con los intereses impagados durante varios años y la familia Melgosa siguió cobrando las 250 fanegas. El concejo de Sandoval no estaba de acuerdo con este pago y alguna vez lo denunció, pero no le dieron la razón. Siguió insistiendo, sobre todo, cuando los cereales subieron tanto de precio a primeros del siglo pasado; consiguió pagar en dinero a razón de diez reales por fanega. Así siguieron pagando hasta el año 1865 en que, con motivo de la desamortización, estas posesiones fueron sacadas a subasta por el Gobierno de la Nación y adjudicabas en subasta por 400 000 reales a un vecino de Burgos llamado Julián Alonso; pero este no hizo efectiva la compra o las compró para la familia Melgosa, que fue la que se quedó con ellas ya en propiedad, arrendándolas de nuevo a distintos vecinos del pueblo; los descendientes de esta familia, las vendieron en la década de 1940 a los arrendatarios.

Este pueblo de Castro Rubio debía tener pocos vecinos, porque tenía poco terreno. Los mojones de división que tenía con Tapia y Villanueva de Odra eran los mismos que hay actualmente entre esos dos pueblos y Sandoval. La división entre Castro Rubio y Sandoval desde la raya de Villanueva de Odra, subía por el camino que llamamos de Villanueva hasta el arroyo de Los Atizaderos, desde este arroyo derecho al río Odra y subía por el río hasta la derechura del Molino del Recaudador y a la carrera de Entrambos Barrios, siguiendo la carrera hasta la raya de Tapia.

Parece, por lo que pasó más tarde, que algunos vecinos de Castro Rubio pudieron irse a vivir a Tapia y tomar el apellido de Castro y otros se fueron a Sandoval y se apellidaron de Castrorrubio, por eso los de Tapia reclamaban algún derecho sobre este lugar y por eso tuvieron un pleito con los de Sandoval el 25 de julio de 1555.

También tuvo lugar otro pleito a consecuencia de los diezmos, porque los vecinos de Tapia, que sembraban tierras en el campo que había sido de Castro Rubio y pertenecían a su parroquia, la cual seguía existiendo como tal para este pago, los pagaban en Tapia y se beneficiaban de ellos los curas y el concejo del lugar. Por eso, el cura que se beneficiaba de los que se pagaban en Sandoval, pero que no estaba en Sandoval, puso pleito a los de Tapia por ello y lo ganó después de mucho discutir y repasar y fijar los mojones que los de Tapia no estaban de acuerdo como estaban. Después de confiar el trabajo de ponerles en su sitio a unos vecinos de uno y otro pueblo, se concluyó que los diezmos se tenían que pagar en Sandoval y con ello también se beneficiaron el concejo y la parroquia de Sandoval, que tenía a su cargo la antigua parroquia de Castro Rubio.

 

PRIVILEGIO PARA LOS LUGARES DE BEHETRÍA

El rey D. Juan II concede en Valladolid, el 22 de abril del año 1454, a los pueblos de Behetría que en ellos puedan vivir solamente los labradores y clérigos que se ocupaban de servir las iglesias. Y los caballeros hijosdalgo, escuderos y doncellas, si quieren vecindad en los pueblos de behetría, tendrán que renunciar a sus privilegios y cumplir los usos y costumbres del lugar donde residan, sin que nadie por ningún pretexto sea exento, sino con igualdad, a pagar impuestos y que tampoco pudieran hacer ni edificar en ellas ni en sus términos, casa, ni viñas, ni tierras, ni otros heredamientos, ni trueques, ni mandas, ni en otra manera, so pena que por el mismo caso fuere en sí ninguno el tal enajenamiento y se aplicase por el concejo a la villa de behetría de cuya jurisdicción fuere. Con este privilegio el rey anuló los privilegios de los señores solariegos y naturales de los lugares de behetría.

 

SE LIBRARON DE UNO, PERO CAYERON EN MANOS DE OTRO

Una vez solos los labradores y clérigos, el Contestable de Castilla (que era Señor de Villadiego, Herrera de Pisuerga y otros lugares como Guadilla de Villamar, Sotresgudo y otros del contorno que no eran behetría, y [que] además era Camarero del Rey y medró a su sombra, él y sus descendientes aprovecharon la ocasión para dominar toda la comarca poniendo un alcalde en Villadiego y un delegado suyo en cada lugar. Cansados de tanto atropello, los vecinos de 68 pueblos de la comarca acudieron al rey D. Felipe II, y el rey ordenó que en cada uno de los lugares a dos leguas de distancia de Villadiego pusiesen alcaldes, para que nadie deje de pedir justicia y nunca ocurra que por malestar se pongan denuncias, las que con bochorno se pagan a veces, o por no ir o por no haber quien informe o quien detenga al delincuente.

Esto sentían aquellos 56 vecinos, que el año 1516, habitaban Sandoval y se juntaron a campana tañida y con la autorización del rey, a quien sometieron sus acuerdos, para hacer unas ordenanzas(3), para la seguridad de los buenos y para que los malos fueran castigados.

Estas ordenanzas, que en principio estaban escritas en escritura antigua, las [re]escribió en escritura actual D. Luciano Huidobro y estaban en el Ayuntamiento del pueblo, pero, como otros escritos, han desaparecido. Solo quedan algunas que D. Victorino, el párroco del pueblo copió y son las siguientes.

Daban facultad al alcalde para que pudiera multar hasta con 400 maravedís y pudiera intervenir en penas y ordenanzas y en los impuestos reales y concejales y hacer información en casos criminales y civiles. Mandan que invoquen a Dios como primer ciudadano y si alguno le ofende diciendo pese a Dios o no creo en Dios, sea castigado con multa de un real. Que a campana tañida se llame a concejo y después de llegar veinte, se multe a los que vayan llegando o no lleguen con tres maravedís y si es regidor con diez.

En la reunión, que nadie ofenda y si regido o regidor dijera palabra de injurias, pague cien maravedís y si saca arma quinientos maravedís y si lleva espada o puñal diez maravedís.

De tres partes las dos puedan tomar o despedir comendador, para que la defensión del pueblo y para el acuerdo o necesidad que se haya de cumplimentar o transmitir obligue a mensajería, so pena de cincuenta maravedís y pagar otro mensajero.

Nadie gozaba de exención de impuestos y nada se podía vender a caballero hijosdalgo ni escudero so pena de hipoteca para el concejo y el concejo compraba a falta de otro en el lugar.

Tenían viñas en común, que llamaban de palacio, seguramente habían sido de los señores Sandovales, y se comprometen a que estén escavadas para Pascua Florida.

En aquella época había tierras de regadío, regulan el tiempo de riego y prohíben regar en domingo. Por el peligro que contenía, prohíben bajo multa de cincuenta maravedís, el matrimonio que se celebre sin testigos y con multa al dueño de la casa.

Prohíben juntarse para jugar dados, naipes o tablas, así como también abofetearse y decir las palabras de cornudo, ladrón, puta, hijoputa, bellaco perjuro y traidor.

Por san Felipe, que es a primeros de mayo, casados, mozos y mozas, se juramentaban para defender lo ajeno y si el viñadero vende uvas ajenas, pagara multa de cincuenta maravedís y daños.

El concejo debía autorizar panaderías y otras tiendas, poner precios y vigilar pesos y medidas en la taberna.

Tenían otras doce, pero no vienen en el escrito. Serían similares a las de otros pueblos que regularían la suelta de ganados y cuándo estos podían andar los prados después de segarlos. Estaba regulado el tiempo para vendimiar y otras para el buen gobierno del lugar. Terminaban con el acuerdo de renovar concejales y síndicos cada año, solidarizarse para cumplir las ordenanzas, renunciando a cualquier otra ley, que hasta entonces les obligase.

NT-1: Cierta medida que se usó antiguamente en el cobro de tributos.
NT-2: Moneda de cobre con una cuarta parte de plata, que tenía grabada una corona y circuló en tiempo del rey Sancho IV de Castilla y de sus sucesores hasta los Reyes Católicos.
NT-3: Tiempo después de escribir el libro nos facilitaron las copias (del original y de la transcripción de de Luciano Huidobro) de las ordenanzas, que se publicaron en el sitio en Internet.

 
siguiente ...

CIRILO GARCÍA PÉREZ

SANDOVAL
DE LA REINA
Y SUS FUNDADORES
LA FAMILIA DE LOS SANDOVALES

ISBN. 84-607-0998-1
Depósito legal BU - 353 - 2000
Imprime: Artecolor Impresores – Burgos