Inicio
barra


facebook
La gente de Sandoval de la ReinaLo último incorporado
Escríbenos y mándamos información, saludos o imágenes. Gracias.
                                                                       

 

Por Julio Alonso Asenjo          Toponimia en Sandoval de la Reina

           

 


Toponimia en Sandoval de la Reina (Burgos)     (continuación)

... anterior    

 

2. Lista alfabética de topónimos con aclaraciones y comentarios  - G - H - J   

Galapero. De «guadapero» o «gadapero», ‘conjunto de perales silvestres (del gótico walthus paírs o ‘bosque de perales’). Está pasado Carrijal y El Sendero. Aparece ya en Nebrija y está certificado el término en Ciudad Rodrigo y Extremadura.

Galera (La). Documentado en el AHSR, 1895, 22-22º. Está situado al sur de La Granjería, frente a Fuente Lázaro.

Galindo. Se sitúa en la margen izquierda del Odra, en la raya de Villanueva, con el Tojo Redondo al norte, La Galera, al noreste, Los Carriles y Las Casillas, al oeste, cruzado el río. Galindo es nombre propio  muy común en la Edad Media, especialmente en Aragón, y significa ‘torcido, engarabitado’, según el DRAE; y por indicar esa forma de garabato, especialmente referida a los pies de alguien, como apodo, puede significar “el juanetudo”. Como topónimo, se usa en vascuence el mismo término, derivado de gari-ondo, pero así significa ‘junto al trigal’. Valdegalindo es topónimo en Valladolid: Sanz Alonso, 112. En el AHSR, 1895, 22-28º, hay una referencia a “la presa del Vértice del Galindo”.

Gansera (La): tierra de gansos. Comparar con “Fuente (d)el Ganso”.

Garijal. Véase Arroyo Grijal.

Gascuera de Soto. Ver Cascuera.

Gera o Jera (La): se encuentra en el Mapa detallado de la comarca de Villadiego al Norte de Rebollillos. El término admite varios significados. El que indica un medicamento purgativo (documentado varias veces en el CORDE) parece inverosímil en este contexto. Gera es nombre de un lugar en el Concejo de Tineo, en Asturias (aparece en el CORDE en un documento anónimo de ca. 1310), y es muy posible que remita al sentido certificado por el DRAE como jera para algunos territorios como “yugada”, ‘espacio de tierra arada en un día’ (Extremadura), pues deriva del latín (labor) diaria-. Significados relacionados con este son el de Salamanca: ‘obrada, jornal’, que puede apoyarse en el refrán recogido por Hernán Núñez: “la gera de mayo vale los bueyes y el carro, y la de junio, los bueyes y  el yugo”;  y el de ‘ocupación, quehacer’ que, en sentido peyorativo, aún se usa en Calzada de Valdunciel, de la misma provincia:Jera: faena, tarea. Habitualmente se usa en sentido irónico: "ha hecho una buena jera", es decir, ha cometido una fechoría o causado un desperfecto...”*.

[*] Pascual Riesco Chueca, “Léxico de Calzada de Valdunciel”, extraído de Calzada de Valdunciel.
Palabras, cosas y memorias de un pueblo de Salamanca, Diputación de Salamanca, 2003, para: http://www.calzadadevaldunciel.es/web_anterior/etnologia/palabras.htm

Golosa (La). Algún vecino piensa que podría haberse dicho así por Gualamosa.

Gramales: Así documentado en el AHSR, 1894, 22-22º, está situado entre ValdePeñón y CarreLoma al norte, los Vallejos y CarreOlmos al sur. Quizá valga por 'lugar donde abunda la grama'. Pero véase Agramales. Corominas reseña la forma gramal de un documento leonés anterior al año 1.250[*] y el CORDE recoge cuatro usos de mediados del siglo XIX en Colombia. En el Plano toponímico y en el Comarcal de Villadiego, Sandoval aparece como Agramales en: Manantial de Agramales.

[*] J. Corominas, Diccionario crítico etimológico de la lengua castellana, Madrid, Gredos, 1976, t. II, p. 766, ad v. grama

Granja (La): del bajo latín grania, relacionado con grano, significa ‘hacienda con caserío’. Aparece este caserío certificado como casa-palacio en el llamado Mirador de la Granja, construido por la familia de los que posiblemente fueron patrocinadores de la repoblación, los Sandoval, según lo que sabíamos de la evolución de esa parte del pueblo. Pero puede que el poblamiento hubiese existido antes; y así, los Sandoval habrían construido su casa-palacio y dependencias (después monasterio con su iglesia), encima de una villa tardorromana, por el estilo de las que hubo en lugares circunvecinos: Villamar, Villavedón, Villegas, Villamayor, Villamorón e incluso Villadiego, como agrupación de villas, según propone D. Javier Ortega González Es hipótesis que confirmaron restos arqueológicos hallados in situ, que parecen probar incluso un asentamiento humano prerromano.

Alto de San Millán, La Granja, La Harrén. © Julio Alonso Asenjo
Alto de San Millán, La Granja, La Harrén.
© 2008 Julio Alonso Asenjo

Granjería (la): si se refiere al suelo, significa ‘buenas tierras’. Se sitúa al sur del Camino de Tapia que aprovecha aquí el Puente de la Granjería para penetrar en el término de Las (Dos) Torres; sigue su terreno al oeste de Fuente Lázaro o Manantial Lázaro y, por tanto, en el llano que se extiende por el NO a los pies del Alto de Castro Rubio y, más abajo, del recuesto de Las Costanas. Tiene la Granjería al noroeste y oeste el Juncalón y, más abajo, en la margen izquierda del Odra, el Tojo Redondo. Hubo en este paraje un establecimiento humano posiblemente ya en el Calcolítico o en el Bronce antiguo y, con toda seguridad, en el periodo tardorromano (Cat. Arq. Vill. sección de Sandoval, nº. 099, p. 250). En esta terraza fluvial se ha encontrado cerámica a mano e industria lítica en sílex; también, huesos quemados y últimamente el arqueólogo jefe de las excavaciones en la Torre de Castro Rubio ha dado a conocer el hallazgo (en ese paraje y en los que le dan su nombre) de tégulas, imbres, piedra, arcilla rubefactada, cerámica común y Terra Sigillata africana D, de fines del siglo IV o comienzos del V, una época en que, por la Meseta Norte, la población se había establecido alrededor de villas, haciendas o granjas, de las que tenemos algún testimonio excelente bien estudiado como es la villa de La Olmeda, junto a Saldaña (Palencia). De esta situación y hechos se da cuenta en la página de Sandoval, recogiendo en ella el mencionado artículo de Jesús García Sánchez (http://www.sandovaldelareina.com/castellano/arte/arte-mueble/sigillata_africana_d.htm).

Granjería (Puente de la): Ver Pontón de Castarruyo o Castro Rubio. “Puente de la Granjería” se denomina en el Cat. Arq.Villadiego, sección de Sandoval, n.º 101, p. 253, donde lo sitúan sobre el “Arroyo de las Hazas”, aunque no es así, pues este arroyo, que en Sandoval llamamos de las Sequeras, busca el Odra más al oeste, en el Juncalón. En Sandoval este arroyo, que ciñe las elevaciones del terreno que culminan dos atalayas, según se traza su curso en el Plano geométrico de 1916 era prolongación del Arroyo de Fuente Muriel, que luego se llevó a desaguar en el de las Sequeras (que no de las Hazas). Pero antes, algo enriquecido con las aportaciones del Manantial de EntrambosRíos  o EntrambosBarrios y del de Fuente Lázaro seguía su curso por la base del alzado terreno que coronaban las Dos Torres, convirtiéndose a su paso por el Tojo Redondo en Arroyo del Molino y, más abajo y más al sur, en el Arroyo de Galindo. El puente sobre ese arroyo de Fuente Muriel con agua de EntrambosBarrios debió de llamarse de las Torres, de Castro Rubio, o de la Granjería, y permitía vadearlo a pie enjuto. Forzado a dirigir hacia el oeste el mayor caudal de la Fuente Muriel, el cauce del arroyo, con el paso del tiempo, fue quedando inútil y aterrado, como resultó totalmente tras los trabajos de la concentración parcelaria, hasta su literal descubrimiento por Mauricio y Paco en el año 2007. Pertenece este puente al periodo Bajomedieval cristiano; es de un solo ojo y realizado con sillar o sillarejo de arenisca. Las dovelas son de tamaño pequeño. Al sur del mismo, en la margen izquierda del arroyo, se conserva un muro de contención realizado con el mismo tipo de material. No hay restos de su pretil (Cat. Arq.Villadiego, n.º 101, p. 253).

Grijal. Véase Arroyo Grijal.

Gualamosa. Es forma rara y de difícil explicación. Algún vecino dice con toda espontaneidad “Agualamosa”, posiblemente por “agua-a-la-moza”. Pero no es fácil admitir el seseo (/mósa/ por /móθa/) por esta zona, aunque no sería el único caso (véase /s/ por /θ) en cascarrias, lesna, serdas…). Por lo demás, ese vecino sitúa el topónimo “en lo de Villusto”, cuando Gualamosa o su arroyo está en la raya de Tapia, muy al sur, ya casi en el campo de Villanueva de Odra. Ver Arroyo de Gualamosa.

Guanares: Véase Aguanares.

Guindalera (la): lugar de guindos. Está más arriba de Los Picones, para ir a Carrijal.

 

Harnajón o Arnajón (el): Es término que habría que escribir con h, si lo entendemos derivado de «farinaculone»»; algo así como «harinerón», ‘lugar que produce harina’ ¿Por la presencia de un molino -según Javier Ortega González- sobre el arroyo de El Harnajón? Pero véase. Arnajón.

Harrén (La) o Harrenes (Las) y Herrenes (Las) o La Ren: el término procede del latín «farrágine», que significa ‘[mezcla de] forrajes’ o ‘cereales de siega verde sin espiga para dárselo a los animales’. Con el significado de ‘forraje’, dio en castellano estándar «herrén» (en leonés, «ferrén»). Del contenido el término pasó a indicar el continente: tierra o heredad donde se cultivaban determinados productos, y así se encuentra certificada en un documento jurídico de Salamanca de 1240: «nos dioron la ferrén delantre la porta». Este texto en leonés parece mostrar que no cualquier heredad era «herrén» o «harrén», que es su forma más antigua, antes de que la a se cerrara en e (R. Menéndez Pidal, Manual de Gramática Histórica, 9. 2 y 17. 4), conservada en Sandoval[*]. Las Harrenes o Herrenes eran parcelas sitas a las afueras de un pueblo, dedicadas a producciones especiales como forrajes y hortalizas[**]. Tal es el caso en Sandoval, donde se dice «La harrén», «Las herrenes» o «harrenes» a los terrenos que están apenas se sale del pueblo en dirección a Villadiego por la carretera, junto a las Eras del Mercado. En Valladolid se encuentran las formas Herreñal, Prado de la Harrén, el Harrén, el Harrenalejo (Sanz Alonso, 298). Topónimos correspondientes del área lingüística leonesa son Fregenal y Fregeneda.

Alto de San Millán, La Granja, La Harrén. © Julio Alonso Asenjo
Alto de San Millán, La Granja, La Harrén.
© 2008 Julio Alonso Asenjo

 

[*] Pero véase “herrenes” en el Catastro de la Ensenada, “Propiedades urbanas de los vecinos de Sandoval de la Reina”,  recogido en este sitio http://www.sandovaldelareina.com/castellano/historia/1752/propiedades_1752.htm, se refiere a una propiedad de Andrés Muñoz en ese término: “Una era en las herrenes, de 6 celemines de palmiento, surca, por cierzo, [con la] era de María Guadilla; por solano, arroyo; por ábrego, era de Francisco Carpintero Castrorrubio, y por regañón, camino”. Adviértase que las eras estaban inmediatas al núcleo urbano: “… por cierzo, herrén de Francisco Gutiérrez; por solano, casa de dicho Francisco Gutiérrez; por ábrego y regañón, era de los frailes de Aguilar”.

[**] “El cebollino, porrino y simiente de berza se siembran en los herrenes y herrenales que llaman bollinares, alrededor de las cercas de la villa…” (en la respuesta de D. Manuel del Hoyo, cura de Melgar de Fernamental, recogida por Tomás López, Diccionario geográfico de España, Burgos, 1796, legible en la  p. 14 de la transcripción de Javier Ortega González, en el sitio de Sandoval de la Reina:
http://www.sandovaldelareina.com/castellano/alrededores/melgar-de-fernamental/melgar_antiguo.htm

 

Hazuela (La): Es diminutivo de haza, porción de tierra labrantía o de sembradura, que deriva de la palabra latina fascia, ‘faja’ (DRAE), por lo que alguien piensa que esta definición académica debería completarse con “generalmente de forma alargada”[1]. Haza es vocablo anticuado, por lo que el hablante moderno asocia la forma con azuela o, dialectalmente, zuela, detrás de la o una. Se sitúa al Noreste de Valducende y la Pradera, en la raya de Villusto y dentro de su terreno, en cuyo término se dan en contigüidad hacia el Norte, según OSMap, topónimos semejantes: Alto Hazuela, Molín de Haza.

[1] Gobierno de Cantabria. Palabra habitada: “Hazas del Respiradero”.

 

Herreruela (La): Se dice “La-Reruela”, con síncopa por La Herreruela. Se sitúa en un alto, más allá de CarraVillusto, hacia Guanares o Aguanares / Aguanales.

Hojadía, Hojadín u Hojandín: Véase Ojandía, Ojadía, Ojadín u Ojandía.

Hojal del Cochino: Véase Ojal del Cochino.

Hojalba. El primer elemento del topónimo no puede en castellano derivar de fauce y así remitir a hoz[2]. Por lo cual, el nombre no significa ‘hoz alba’, donde “hoz” es, en segunda acepción del DRAE: 1. f. Angostura de un valle profundo. 2. f. Angostura que forma un río entre dos sierras. Y no hay sierra alguna en el paraje. Véase Ojalba.

[*] La evolución del latín fauce, derivado a fauçe y foç y hoç, donde ç- = ts. Este sonido africado sordo no se convirtió en castellano en –x- [sh], para después pronunicarse como sonido fricativo velar sordo que representamos por j.

                     

Explanada de Hojalba                                                          Alto de Hojalba desde el Sur, camino de Tapia

           

Alto de Hojalba desde el sur                                          Nidos de piedras talladas al pie del Alto de Hojalba

© 2008 Julio Alonso Asenjo

Honcares (como en Poza de la Vega, Palencia) u Oncares (así en el Plano geométrico de 1916); Huncares u Hongares, según OSMap, como también en Bicorp, Canal de Navarrés -Valencia-; Los Hongares en Hellín -Albacete- y Villamelendro -Palencia-; también Los Hungares en Villanueva de Valdegobia -Álava-: Honcares podría derivar de *Font-Cares o ‘Fuente Cares’ (Comparar con Hontarias, Huntarias o Untarias, a continuación). Huncares podría estar también por ‘juncares’ o ‘juncales’. El intercambio fónico entre –r y –l es frecuente en varias lenguas y aun dialectos del castellano y se da en la misma toponimia de Sandoval, si Guanares deriva de una aféresis de Aguanares, que está, como parece, por Aguanales. Compárese con «el Juncalón», forma plenamente moderna. En cualquier caso, los términos se refieren a unos terrenos en que no falta la humedad. A este mismo sentido parecerían remitir Hongares y Hungares, como terreno en el que abundarían los hongos. Sin embargo, recuerda Amonario Pérez, vecino de Sandoval, que en ese paraje había muchos majuelos muy pequeños.

Hondo Sotillos u Hondo del Sotillo.  Ver Sotillos y Sotillo (Hondo de).

Hontarias, Huntarias o Untarias: Hontarias, por ‘Fuente Arias’, a lo que también podría remitir Huntarias (de *fu’nt-Arias). La forma Untarias podría también relacionarse con *Junt-Arias, de iunctu-, ‘junto, cercano, al lado’.  Está entre Los Prados, al este, y Fuente Llavín, al oeste, La Calzada, al norte, y la Cuesta de la Tala al sur.

Hontumba, Hontúmbar u Hotúmbar. En el Mapa detallado de la comarca de Villadiego y en el Plano toponímico de Sandoval aparece el término con su Manantial Ontumba, de “agua mala, caliente y que no sabe bien”. Hontumba está al sur, cerca de la raya de Villanueva, quedando al noreste de Raposeras y de Los Ojales (ya en Villanueva) y al noroeste de Las Casillas. Este hecho parece explicar el topónimo a partir de  font- u hont-, con la grafía *ont, que es ‘fuente’. La forma umba aparece rara vez en territorio de habla castellana y solo como apellido; no se conoce úmbar, que, además, difícilmente podría estar por umbra, ‘sombra’, puesto que en el romance occidental de la Península Ibérica, en castellano antiguo, astur-leonés y gallego-portugués se decía solombra (del término latino compuesto sub umbra) o, en castellano, más comúnmente sombra (de soombra), y más tarde, como cultismos, aparecen umbroso (por ‘sombreado’) o umbría (‘lugar en sombra’). Por tanto y de momento, parece que para explicar el topónimo hay que acudir a un compuesto de hont- + tumba, en la forma sincopada de Hontumba o ‘fuente tumba’, puede que por la forma de la taza de la fuente en algún momento. Pero las variantes (h)ontúmbar u (h)otúmbar, si no son fruto de deturpaciones, pueden demandar otra explicación.

Hortezuelo (El): Figura como “el Ortezuelo” en el Catastro de Ensenada.

Hortón (El): En el mismo pueblo, como estribación del Lerón, paraje que resulta, si no es contradictorio, un plantío de olmatos. Ver en el Habla de Sandoval: hortón es: huerta abandonada sin tapias (Ángel Rodríguez González).

Hoyos (Los): al este de Las Cárcavas. 

Hoyuelo. Se sitúa al oeste del núcleo urbano, entre la senda del Palomar al norte, el Pescozal al noreste, por el arranque de la carretera de Villavedón y siguiendo la carretera de Sandoval a Sotresgudo hacia Fuente Val, con fértiles huertas en su hondón, del que arranca la Jarama. Comparar con Rehoyo.

 

Jarama (La): es el nombre del arroyo que cruza el pueblo de Sandoval de oeste a este. Nace del arroyo de Valdecilla y del arroyo del Palomar (que también se llama del Barrancal o del Arrabal), así como de las surgencias del Hoyuelo y de Fuente Val. Se trata de un hidrónimo, como lo prueba su coincidencia con el río Jarama, afluente del Tajo, o uno de los ríos de Villadiego (Jaramilla) [*]. En su primera parte, jara-, el nombre podría recoger un componente toponímico céltico[**], o ser coincidente con la forma que aparece en Jaraba, Jarafuel, etc. En un marco más amplio pone el origen del término Francisco Villar, quien lo hace derivar de la raíz indoeuropea sar-, que significa ‘fluir, discurrir’, y se manifiesta en diferentes lenguas de esa familia, como en sánscrito (sará- ‘líquido, fluido’, sarit- ‘arroyo’, sará ‘río, arroyo’), en griego ‘ορός` [horós] y latín serum, ‘líquido lechoso’. Hay hidrónimos derivados de esa raíz en la Península: la fuente Sar (Santa María del Campo, Burgos); el arroyo Sarrion (Coaña, Asturias); Arroyo de Sarrón de la Forada (Bañar, Asturias); el arroyo Sarave (Bacáicoa, Navarra); la balsa Sarasa (Urdiáin, Navarra); el barranco de Sarnes (Lascurre, Huesca); el arroyo de la Sara (Rodeiro, Pontevedra); Sarria (Lugo)... Fuera de la Península tenemos el río Sarno en el golfo de Nápoles o el célebre afluente del Rin que se llama Sarre en francés y Saar en alemán, que da nombre a un Estado de esa República Federal[***].

A su vez, Álvaro Galmés de Fuentes explica que la evolución fonética palatalizó la s- inicial, que derivó a fricativa prepalatal sorda en la Edad Media como en otros topónimos, escribiéndose con X (Saitabi > Xátiva; Sigerici > Xerez, y Xeriz en Castrojeriz, por ‘Castro de Sigerico’), para dar en la Edad Moderna en el sonido velar fricativo sordo que representamos en castellano con J: así sucede también en los nombres de ríos como Sucro > Júcar, Salone > Jalón y Saramba > Jarama (el), afluente del Tajo, homónimo de nuestro arroyuelo (la Jarama) y del río chico de Villadiego (Jaramilla)[****]. Tampoco resulta difícil la evolución del grupo –mb- en Saramba > Jarama, pues así sucedió en otros casos: de palumba> paloma, de plumbu > plomo, lumbu > lomo y loma ...

Tal vez fuera fantasía pensar que Jarama podía ser denominación arábiga vulgarizada en castellano: jara-ma’ por may al-jara o ‘agua sucia’. El artículo la, por el (arroyo), y su género tendría connotaciones diminutivas y despectivas, frente al masculino que se usa para corrientes más caudalosas (el Jarama). En cuanto a la suciedad, hay que pensar primero en el agua encharcada al atravesar el poblado, especialmente en época invernal, y en que, un tiempo, los vecinos arrojaban las aguas de limpiar poniendo por obra el “¡agua va!”. Aunque no hay que trasladar a épocas antiguas costumbres más modernas. Se trataba del agua de fregar, lavar o lavarse, pero no otras, como las de los servicios higiénicos (para los que servían cuadras, tenadas o recintos similares y lugares recónditos a la intemperie) o la del lavado de la ropa que se hacía, en parte al menos, en el río. El término jarama se encuentra convertido en nombre común, en la frase “…los arroyos los ríos las jaramas se levantarán…” (Adel Alonso, Coco-Dilo, Almería, Editorial Círculo Rojo, 2013, p. 51).

Pancracio Celdrán, que desconoce la(s) Jarama(s) burgalesas, refiriéndose al río Jarama a su paso por Talamanca (Madrid), dice que el término «jarama» acaso se relacione con una voz local madrileña con el significado de ‘arroyo o corriente’[*****]. Tras lo visto, lo único objetable a esta explicación es la limitación de su ámbito geográfico.

 



Vista de La Jarama a su paso por la calle Real, cuando aún discurría por la superficie.
Se puede apreciar el puente que una vez hubo y las calles de tierra.
Hoy está soterrada y canalizada.
Foto procedente de la Expo de fotos antiguas Sandoval 2001 
© Sergio

Estas siete imágenes recogen el tramo final de La Jarama a su paso por el pueblo
(enero/2009)

[*] Hay también en Villadiego un pago llamado Jarama (OSMap).

[**] M. Zelikov, “El aspecto fonético en el problema de las coincidencias vasco-celtas”: hispanismo.cervantes.es/documentos/zelikov.pdf.

[***] Francisco Villar, Los indoeuropeos y los orígenes de Europa. Lenguaje e historia. Madrid, Gredos, 1995, p. 96. Agradecemos a Rafael Alonso de Motta habernos informado sobre esta obra y este punto.

[****] Álvaro Galmés de Fuentes, Los topónimos: sus blasones y trofeos (la toponimia mítica), Madrid, Real Academia de la Historia, 2000, p. 63.

[*****] P. Celdrán , Diccionario de topónimos españoles y sus gentilicios, Madrid, Espasa, 2002, p. 708.[*].

 

Juncalón. VéaseHuncares” u “Honcares”. Extensión bien regada por el Arroyo de las Sequeras que allí confluye en el Odra. Antiguamente, también lo hacían las aguas del Arroyo de la Corva, después de recorrer por el oeste los pies del Alto de Ojalba.
 


                    continúa ...

 

 Autor: Julio Alonso Asenjo