Inicio
barra


facebook
La gente de Sandoval de la ReinaLo último incorporado
Escríbenos y mándamos información, saludos o imágenes. Gracias.
                                                                       

Vino Churro - Labores de la viña

Poda tradicional del majuelo

En esta muestra de la poda tradicional del majuelo, vamos de la mano de Amonario Pérez, 86 años de edad.
Esta viña la heredó de y la vio poner a su abuelo, siendo aquel un niño.
Y es quien ha venido podando su viña al modo tradicional de la comarca y ha enseñado a los que la podan con él.

Aparte de la decadencia y desaparición intensa del cultivo de la viña en la Comarca Odra-Pisuerga, decir de antemano que este tipo de poda, está dando paso, en las viñas que quedan y en aquellas que se van poniendo nuevas, a otro tipo de poda que hace subir más los pulgares de las cepas, y más técnico y cercano a los modos actuales, como es el caso del majuelo nuevo visto en la carretera de Sotresgudo a Bario de San Felices.

 

             

Este reportaje se hizo en marzo de 2015, en la viña de su propiedad.

             


... ubicada en el término de Fuente Rocamundo, en Sandoval de la Reina.

             


             


En la comarca, por norma, las viñas se podaban de tal manera que estuvieran cercanas a tierra, chaparras por así decirlo, aunque luego los palos o sarmientos con los racimos tendieran cada temporada a tirar hacia arriba. Además estaban en hoyos algo rebajados respecto al terreno.
El motivo era que el clima, antes, era muy recio, con grandes fríos, nevadas frecuentes, heladas y, un número significativo de días al año, con vientos sostenidos de norte frecuentes, fríos y hasta heladores.
Y, podando las vides así, se las quería proteger, que rindieran más y que maduraran mejor.

Estas ventajas también tienen sus inconvenientes como mayor dificultad en las labores como la poda, la cava y la vendimia. Hay un mayor porcentaje de uvas que tocan en suelo por lo que se estropean más. No se han hecho estudios sobre el rendimiento en kilos y graduación, si bien parece ser que un número elevado de pulgares por cepa, con muchos sarmientos, pueden dar más racimos más pequeños y con menor graduación, así como mayor fatiga de la cepa.

             


Además, con la poda, se tiende a dirigirlas de tal manera que las viñas podadas de la forma tradicional en la comarca tienen bastantes pulgares, orientados en varias direcciones, tendiendo muchos a la horizontalidad. De cada pulgar se dejan dos yemas.

             



 

Para ello, cuando se decidía dejar que creciera un nuevo pulgar cercano o casi pegado a la tierra, se le solía ayudar colocando una piedra debajo del nuevo pulgar, como se ve abajo en las fotografías, para separarlo del terreno y tenerlo a la vista para la poda. A veces, se ayudaba al pulgar con cuerdas atadas a otros pulgares o al tronco de la cepa.

             



 

Cuando, durante la poda, molesta ya la espalda de estar doblado, se puede uno ayudar de un banquillo.
Aquí Amonario usa uno que hizo él mismo en su día y que usaba para ordeñar.

             

 

Aunque se aguanta más (se va más deprisa), de pie.

             

 

Una práctica era dirigir las rastras hacia otro hoyo, para conseguir que enraizara y tener una nueva cepa y, de camino entre ambos hoyos, más pulgares. Era una práctica usada puntualmente. Una rama o pulgar de la vid se dejaba crecer por el suelo hasta otro hoyo. Se cubría de tierra y echaba raíz, de ello salía una nueva cepa. Por tanto, las rastras se dejaban correr tapándolas y daban brotes por varios sitios que se habían dejado más hondos.
Por qué se hacía esto lo desconocemos, tal vez para ocupar un hoyo que hubiera perdido su cepa original.

Este majuelo tiene algunos ejemplos. En la foto no se aprecia muy bien.


 

Extremo de un corte:

             

 

Las viñas tradicionales albergan algunos frutales y están rodeadas de vegetación como chistas, mimbrajeras y otra vegetación arbustiva espontánea. Esto hace que sean oasis para la pequeña fauna en un mar de cultivos intensivos de secano, cumpliendo una modesta función ecológica en su entorno y enriqueciendo los tipos de cultivo de la zona y su biodiversidad.
El majuelo:

                        

 

En este majuelo en concreto existe una variedad de almendro de cáscara blanda, cuyas almendras (almendrucos en Sandoval) se comen los tordos casi todos los años; se los comen practicando un agujero en la cáscara.

 

Es normal que durante las largas horas que dura la poda haga compañía el perrito de la casa.

 

Video:

 

imágenes y video de marzo de 2015 en Sandoval de la Reina
agradecimiento a Amonario Pérez, propietario del majuelo, y José Manuel de Cos, yerno y podador
página creada el 22/11/2017