Inicio
barra


facebook
La gente de Sandoval de la ReinaLo último incorporado
Escríbenos y mándamos información, saludos o imágenes. Gracias.
                                                                       

 ARZOBISPO BERNARDO DE SANDOVAL Y ROJAS        

(Aranda de Duero, 1546 - 1618), eclesiástico, erudito y mecenas español
.

Mandó construir el magnífico Monasterio de San Bernardo o de las Bernardas, en Alcalá de Henares, obra cumbre del barroco español.

Fue protector de Miguel de Cervantes.

Segundo de nueve hermanos, hijos de Hernando de Rojas y Sandoval y de María Chacón de Guevara.

Por los cargos palaciegos que ostentó su padre estuvo, entre otros lugares, en Aranda de Duero, donde nació en 1546.

Pariente cercano del valido del rey Felipe III, Francisco Gómez de Sandoval, más conocido como duque de Lerma, Bernardo fue Marqués de Denia y, a propuesta de Felipe II, Obispo de Ciudad Rodrigo (1586-1588), de Pamplona (1588-1596) y de Jaén (1596-1599), Cardenal y Arzobispo de Toledo (1599-1618), Primado de España, consejero de Estado y, de 1608 a 1618, Inquisidor General.

Vinculado a la Universidad de Alcalá, fue discípulo del humanista Ambrosio de Morales, cuyo epitafio compuso. Se distinguió también por la protección que dispensó a todo tipo de escritores, entre ellos Fray Luis de León, Miguel de Cervantes, Lope de Vega, Francisco de Quevedo y Luis de Góngora.

Durante su arzobispado (1599-1618) se hicieron valer los derechos de la archidiócesis sobre el distrito de Cazorla y se devolvió a la misma el pueblo de Brigueja. Por otra parte se consiguieron en 1606 los restos del mártir San Félix de Alcalá, conservados hasta entonces en el Monasterio de San Zoilo de Carrión de los Condes (Palencia), que desde entonces se veneran en La Magistral. Fundó en Alcalá de Henares el Monasterio Cisterciense de San Bernardo (1613), encargándose su construcción al arquitecto Juan Gómez de Mora.

fuente: www.santiago.es (obsoleta en 2016)

Arzobispo Bernardo de Sandoval y Rojas                  Luis Tristán (1624)

 

Escudo arzobispal Bernardo de Sandoval y Rojas en Alcalá de Henares:

 



Colección Carderera

 

El Quijote - Prólogo al Lector - Segunda Parte   (fragmento) 

Dile también que de la amenaza que me hace, que me ha de quitar la ganancia con su libro, no se me da un ardite, que, acomodándome al entremés famoso de La Perendenga, le respondo que me viva el Veinte y cuatro, mi señor, y Cristo con todos. Viva el gran conde de Lemos, cuya cristiandad y liberalidad, bien conocida, contra todos los golpes de mi corta fortuna me tiene en pie, y vívame la suma caridad del ilustrísimo de Toledo, don Bernardo de Sandoval y Rojas, y siquiera no haya emprentas en el mundo, y siquiera se impriman contra mí más libros que tienen letras las Coplas de Mingo Revulgo. Estos dos príncipes, sin que los solicite adulación mía ni otro género de aplauso, por sola su bondad, han tomado a su cargo el hacerme merced y favorecerme; en lo que me tengo por más dichoso y más rico que si la fortuna por camino ordinario me hubiera puesto en su cumbre. La honra puédela tener el pobre, pero no el vicioso; la pobreza puede anublar a la nobleza, pero no escurecerla del todo; pero, como la virtud dé alguna luz de sí, aunque sea por los inconvenientes y resquicios de la estrecheza, viene a ser estimada de los altos y nobles espíritus, y, por el consiguiente, favorecida.