Inicio
barra


facebook
La gente de Sandoval de la ReinaLo último incorporado
Escríbenos y mándamos información, saludos o imágenes. Gracias.
   

Crónica del siglo XX de Sandoval de la Reina en el Diario de Burgos

1974 - Tres burgaleses heridos en atentado (calle del Correo de Madrid)

 

 

 

Diario de Burgos - 15 de septiembre de 1974

La señorita burgalesa, María de los Ángeles Rey Martínez, resultó muerta en el bárbaro acto de terrorismo perpetrado en Madrid

Tres burgaleses heridos en el atentado [de la calle del Correo]

En la relación de heridos facilitada desde Madrid figuran tres burgaleses: don Lorenzo García Pozo, don Federico Lázaro Carrancho y la señorita Sara Renedo García.
...
La tercera persona de nuestra provincia es la señorita Sara Renedo García, de 21 años. Sus padres viven en Sandoval de la Reina y la noticia de las lesiones sufridas por su hija en el atentado le fueron dadas por una de las monjas del Colegio de la Barriada Yagüe, donde Sara había cursado sus estudios de secretariado. En el presente año, Sara se trasladó a Londres para ampliar sus conocimientos de inglés y, de la capital inglesa, regresó a Burgos el día 30 del pasado mes de julio. Tras una breve estancia en compañía de sus padres, se desplazó hasta nuestra ciudad para preparar dos asignaturas que le habían quedado pendientes para concluir sus estudios de «Auxiliar de Empresa». El pasado jueves marchó a Madrid para examinarse y el atentado la sorprendió en compañía de otras amigas, una de ellas María Ángeles Rey Martínez, que resultó muerta en el salvaje atentado.

Sara fue asistida por el personal médico de la clínica de San Camilo y, según nos manifestó su madre por teléfono, le fueron dados dos puntos de sutura en la cabeza. Su estado ha sido calificado de pronóstico reservado. Afortunadamente, ayer, alrededor de las ocho de la tarde, Sara estableció comunicación telefónica con Sandoval de la Reina, hablando con su madre. Nos dijo que pronto regresará a Burgos.

Gracias a Dios, Sara se encuentra perfectamente.

...

Sara Renedo García relata el salvaje atentado.

Estaba junto a María de los Ángeles en el momento de la explosión.

Cinco pudieron haber sido las jóvenes burgalesas que perdieran la vida en el incalificable atentado que sume en el dolor al pueblo español. Junto a María de los Ángeles Rey, estuvieron a punto de morir cuatro compañeras más: Sara Renedo García, de 21 años, de Sandoval de la Reina; Yolanda Bustos González, 17, de Quintanilla San García; María Jesús Arandilla Roa, 20, de Fuentecén y Rosario San Miguel Sacristán. Las cinco se encontraban en la cafetería en el momento de la terrible explosión. María Ángeles murió; Sara resultó herida, afortunadamente sin gravedad; Yolanda, María Jesús y Rosario resultaron ilesas. La suerte, quizá más el milagro, salvó la vida de las cuatro que, junto con María Ángeles, se disponían a almorzar para después, a las cinco, acudir a examinarse a la Escuela Superior de Comercio.

Las cinco compañeras formaban parte del grupo, diecisiete en total, que el pasado jueves, a las siete menos cuarto de la mañana, en el coche de línea, se dirigieron a Madrid para examinarse de Auxiliares de Empresa. Las diecisiete, alumnas de las Escuelas Profesionales Femeninas de la Barriada Yagüe, Institución de la Obra Sindical de la Caja de Ahorros Municipal, dirigida por las Hijas de María Auxiliadora (Salesianas).

A última hora de la noche de ayer, cuando ya el impacto terrible del susto había disminuido, establecimos comunicación telefónica con Sara Renedo García, que reposa de sus heridas en el «Hospital Duque», de Madrid.

- Horrible, indescriptible -comienza diciéndonos.
- ¿Cómo se encuentra, Sara?
- Gracias a Dios bastante mejor. Creo que podré ir a Sandoval el lunes. El médico quiere verme mañana domingo. Yo quería haberme ido, pero me ha dicho que es mejor que lo haga el lunes.
- ¿Qué heridas tiene?
- A mi madre le he dicho que solo me han dado dos puntos, pero tengo seis: tres en el parietal derecho, dos en el cuero cabelludo y uno en el entrecejo. Muy poca cosa para lo que podía haber sido.
- ¿Cuántas compañeras estaban con Vd. en ese momento?
- María de los Ángeles estaba muy próxima a mí y otras tres se disponían a entrar, si es que no habían entrado ya, en la cafetería. Es un establecimiento de autoservicio y, por no sé qué coincidencia, María de los Ángeles -posiblemente al coger las bandejas- se había separado de mí un puesto.
- ¿Cómo ocurrió?
- No lo sé. Fue horrible. Me encontré cubierta de escombros. Gracias a Dios no perdí el conocimiento y luchando como pude traté de apartar los escombros y logré salir por la puerta de la cafetería contigua. Gritaba horrorizada pidiendo auxilio.
- ¿Quién se lo prestó?
- Yolanda; al menos eso creo. Y las demás compañeras. María Jesús fue quien vio muerta a María de los Ángeles.

La voz de Rosa [de Sara] se quiebra y no insistimos más. Afortunadamente, se encuentra bien y el lunes estará de regreso en Burgos, en Sandoval de la Reina.

La odisea de estas jóvenes burgalesas puede el lector imaginársela. Al dolor de la amiga muerta y de otra herida, súmese el trágico momento del reconocimiento ante la autoridad de María de los Ángeles; terrible trance por el que hubo de pasar María Jesús Arandilla, quien estuvo acompañada por el dueño del «Hostal Duque». Posteriormente, Sor Purificación Fernández, profesora de las jóvenes estudiantes, ratificaría lo dicho por María Jesús.
...

Comentario:
La noticia completa (pulsa sobre la imagen):

 

 

 

página creada el 25/06/2019
estudio documental del Diario de Burgos de Manuel Gutiérrez (2019)