Pinceladas históricas de Guadilla de Villamar

 

Nº 7 (bis) - La luz eléctrica en Guadilla de Villamar

95 años de la luz eléctrica en Guadilla de Villamar

Para empezar

Esta vez nos tenemos que ir al año 1925, es decir, hace 95 años. Una mañana fría del día 2 de febrero bautizaron, en la iglesia parroquial del pueblo, a una niña de poquitos días. La pusieron de nombre María Purificación y se apellidaba García Renedo. Alguien dirá: ¿y quién era esa niña? Pues esa niña, bubilla ella, aún vive con sus 95 años a cuestas. Desde el mismo día del bautismo todos la llamaron y la seguimos llamando Candelas. Efectivamente, la mujer de Eutiquiano González, que ya se nos fue. Ese mismo día, el 2 de febrero de 1925 al atardecer, se inauguró en Guadilla la instalación del tendido eléctrico del pueblo. No todos los vecinos pudieron tener la suerte, el primer día, de dejar a un lado el candil supliéndolo con aquel artefacto tan moderno y un tanto misterioso que fue la luz eléctrica. Las economías tampoco estaban para muchos trotes. La gripe española hacía unos añitos que había pasado por estas tierras y el horno no estaba para bollos. Y, al año de esa inauguración, ya la tenían, la luz eléctrica, casi todos los vecinos, así como la luz pública por las calles.

Volvamos al bautizo. Parece ser que el padrino de la niña fue el jefe de la instalación de la empresa eléctrica, llamada La Campesina. Fue quien dijo que esa niña se llamase Candelas y Candelas la seguimos llamando.

Un recuerdo cariñoso a Candelas y a por los 96, que les tienes ya muy cercanos.


Historia de la luz eléctrica

Son varios los científicos los que han realizado estudios sobre la luz eléctrica. Pero el inventor «oficial» de la luz eléctrica es el norteamericano Thomas Alva Edison, que el 22 de octubre de 1879 tuvo éxito en su intento de iluminar una bombilla incandescente con electricidad de forma duradera.

Fueron, por lo tanto, 46 los años que tardó en llegar este invento a Guadilla. No fueron muchos los años de su llegada a un pueblo pequeño pero con más habitantes que hoy en día.

 

Sabías que:

+ La primera referencia de la aplicación práctica de la electricidad en España data del año 1852, cuando el farmacéutico Domenech fue capaz de iluminar su botica en Barcelona. En Madrid, ese mismo año, se hicieron pruebas de iluminación en la plaza de la Armería y en el Congreso de los Diputados.

+ Timișoara, en Rumania, fue la primera ciudad de la Europa continental en contar con alumbrado público por electricidad. El 12 de noviembre de 1884 instaló 731 lámparas.

+ La luz eléctrica transformó la sociedad occidental a finales del siglo XIX y principios del XX como muy pocos avances lo habían hecho antes. Pero, a diferencia de otros países, su entrada en el Reino Unido fue muy lenta. La razón se encuentra en que muchos británicos tenían verdadero pánico a esta nueva energía, tanto que en algunas casas no entró hasta los años 40 del siglo XX.

+ Jerez de la Frontera puede presumir de ser la primera ciudad de España en contar con iluminación pública por electricidad en sus calles, aunque este honor es también una reivindicación de la localidad de Haro (La Rioja). De hecho ambas ciudades están hermanadas por este hito que comenzó a gestarse a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX.

 

Guadilla de Villamar - Año 1925
La Campesina

La primera compañía suministradora de energía eléctrica a Guadilla fue "La Campesina". Estaba ubicada cerca del pueblo de Castrillo, en el término que se llama Pradojo, junto al río Pisuerga. Una turbina, movida por las aguas del río, ponía en movimiento a través de una correa de cuero un generador que producía la corriente eléctrica que se enviaba a los pueblos. El generador, dinamo, aún se encuentra en el molino de los hermanos Montoya muy cerca de La Campesina. Los pueblos a los que se suministraba de la energía de dicho generador fueron: Castrillo, Rezmondo, Guadilla y Villanueva de Odra.

 

 

 

Primeros electricistas y el primer trasformador

 

Se trata de la familia de los Manrique:

Sr. Paco Manrique, esposo de la Sra. Evarista y padre de
Sr. Raimundo Manrique, padre de Tere, mujer de Rodolfo, y
Sr. Santiago Manrique, padre de Tiqui, marido de Sita.

En la foto está el primer trasformador. Todavía se conserva. Está junto al huerto de los herederos de Vita.

La misión de estos electricistas fue instalar el tendido eléctrico dentro de las casas. También se cuidaban de las averías producidas del tendido eléctrico de las calles y del cambio de las bombillas del alumbrado público.

Si la avería se producía en la línea que iba por el campo, solían avisar a la compañía que estaba en Castrillo. El suministro eléctrico era solamente nocturno. La Campesina ponía en marcha el generador a la puesta del sol y lo desconectaba a la salida del sol del día siguiente. Solo se permitía una bombilla en cada casa. Cada vecino tenía un cable de varios metros, con un interruptor y un casquillo con su bombilla. Si necesitabas ir de una habitación a otra te llevabas el circuito completo dejando a oscuras la habitación de donde salías. Como podéis comprender era un poco lioso. Para el arreglo momentáneo estaba el candil de aceite con su torcida. La cuota mensual del gasto del alumbrado era igual para todos los usuarios, ya que no había contadores del suministro.

Recuerdo que, siendo niño, en el año 1948, se instalaron en cada casa los primeros contadores. A partir de aquí, cada usuario podía colocar las bombillas que quería dentro de la vivienda. La cuota de pago cambió y cada uno pagaba los kilovatios que consumía.

Aunque seguíamos teniendo luz solamente por la noche, la intensidad lumínica ya era superior. Las bombillas, que en sus inicios eran de 25 vatios, ya llegaban a 60 vatios o más.

¡Qué iluminaria!, decían nuestros mayores con mucha razón.

Empezaron a aparecer los primeros aparatos de radio y, cómo no, la primera gramola o tocadiscos que hubo en Guadilla. Fue propiedad de la familia García Renedo, quienes construyeron un salón de baile. Los domingos y festivos, al atardecer, las mozas y mozos se paseaban por la plaza y, cuando las luces públicas se encendían, todos se iban al baile. Les acompañaban los jóvenes de los pueblos cercanos como Villanueva, Quintanilla, Tagarrosa y otros.

Eso sí, a las 10 de la noche todos a sus casitas. Eran normas de entonces ¡Cómo cambian los tiempos!

 

Primeros útiles eléctricos

 

Palón de madera para el trasporte de energía eléctrica.

Cientos de estos palones iban por el campo desde Castrillo hasta Villanueva de Odra. Tenían, en su parte superior, dos jícaras de vidrio o cerámica que servían de aislante.

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Qué montón de recuerdos¡

Con solo estos pocos, actuales achiperres, teníamos luz eléctrica en nuestras casas. Es cierto que siempre había alguna avería.

Los palones fallaban, bien porque los tiraba el viento o bien que los niños o no tan niños, cuando íbamos a cuidar las vacas al campo, jugábamos a tirar cantos para ver quien tenía más puntería para romper las jícaras. Qué despropósito ¡Señor Señor¡ Menos mal que teníamos poco tino.

Así, más o menos, fue el servicio de La Campesina en nuestro pueblo con sus pequeñas anécdotas.

 

La Palentina

 

 

Por los años 1950, se cambió de compañía eléctrica. La nueva suministradora se llamó La Palentina. Se funda esta compañía por los años 1940 en la provincia de Palencia. Ya han pasado 25 años y los adelantos eléctricos cada vez son más modernos.

Esta central traía su suministro, al principio, desde Guardo a través de Herrera y de aquí a Castrillo. Cambió la instalación de postes y de cableado así como el aumento de su potencia lumínica. Ya teníamos luz día y noche. Nuestros útiles eléctricos fueron cambiando teniendo comodidades en nuestras casas de las que antes carecíamos.

Los electricistas de esta compañía fueron la familia López. El señor Marcelino López y Pablo su hijo.

El segundo trasformador aún perdura. Ya está en desuso y se ubica en frente al cementerio del pueblo.

También los niños de esta época hacían sus fechorías. Con un palo largo, ya en el pueblo, juntaban los dos cables del tendido y el cortocircuito apagaba la luz. El Sr. Marcelino con la paciencia del santo Job, cogía la escalera y arreglaba la fechoría. Me cuentan los mal hacedores que jamás se le escapó una mala palabra al Sr. Herrero. Era un hombre de bien.

 

Útiles eléctricos de esta segunda fase

 

Interruptor de madera, "perilla"
Se solían colocar colgados de la cabecera de las camas

 

Primeras planchas eléctricas

 

Infernillo

 

Aparato de radio

 

Primeras lavadoras

 

Secadores de pelo

 

Máquinas de coser

 

Estufas eléctricas

 

Primeros televisores

 

Primeros radio casetes

 

Aspiradoras eléctricas

 

Enel Viesgo

El 13 de julio del año 1906 se constituyó, mediante escritura pública, la empresa que hoy es conocida como Enel Viesgo. El capital de constitución ascendió a un millón de pesetas. Hoy Enel es la compañía energética más importante de Italia y la segunda de Europa por capitalización bursátil. Tiene más de 30 millones de clientes y cuenta con un capital humano de más de 1000 personas.

Electra de Viesgo nació en Santander. En sus orígenes, disponía de una central hidráulica ubicada sobre el río Pas en la localidad cántabra de Puente Viesgo; una línea eléctrica trifásica de 25 kilómetros que unía Puente Viesgo a Santander y una central en la calle Tantín de Santander con dos grupos electrógenos.

A lo largo de la siguiente década, la entonces Electra de Viesgo adquirió la práctica totalidad de las acciones de las empresas distribuidoras Electra Pasiega, Electra Vasco Montañesa, Electra Salcedo, Compañía de Electricidad Montaña y Electra del Esva. Concluido ese proceso de expansión, quedó prácticamente configurado su actual mercado de distribución eléctrica, que abarca cuatro comunidades autónomas: Cantabria, Asturias, Castilla y León (Palencia y Burgos) y Galicia (Lugo).

Una de las novedades de esta compañía fue que su cableado era trifásico. Esta compañía se instala en Guadilla entre finales de los 1970 y principios de los 1980. El electricista oficial de la compañía sigue siendo Pablo López. En el año 2000, el electricista oficial pasa a ser Ismael Muñoz.

 

 

Como ya hemos dicho el electricista oficial de esta empresa en Guadilla, es Ismael Muñoz. Como podéis ver, el trasformador actual es más moderno y está al aire libre. Ya tenemos un alumbrado público excelente y no digamos nada del alumbrado de cada vivienda. Que todo vaya para bien.

 

 

Aparatos eléctricos y electrónicos del hogar

 

Las ondas electromagnéticas nos tienen rodeados

 

Móviles y más móviles

 

Coches eléctricos

 

¿Y el futuro qué?

 

Para terminar

Este trabajo lo he realizado con la ayuda de mis recuerdos y los de varias personas que me han informado. Es posible que algún detalle no sea del todo correcto, pero no olvidemos de que se trata solo de un recuerdo de nuestra pequeña gran historia.

Algunos textos y fotos los he sacado, en su mayoría, de internet sin ánimo de lucro. Rafa, como siempre, me ha ayudado con algunas de esas fotos.

Un recuerdo cariñoso para el Sr. Paco, Raimundo, Santiago, Marcelino, Pablo e Ismael, nuestros electricistas a lo largo de estos 95 años.

Pronto llegará el centenario. Invito a la persona que quiera, en el año 2025, a que haga una semblanza más detallada del evento y se realice algún acto conmemorativo del centenario.

Por último un recuerdo cariñoso a Candelas. Que sigas siendo esa CANDELA: como unidad básica del Sistema Internacional que mide la intensidad lumínica.

Un saludo

Javier Ortega González
Guadilla de Villamar, octubre de 2020

villamar42@hotmail.com


Javier Ortega González
octubre de 2020

 

 

 

página creada el 28/05/2021