Inicio
barra


facebook
La gente de Sandoval de la ReinaLo último incorporado
Escríbenos y mándamos información, saludos o imágenes. Gracias.
       
 

La albarca y mis dientes, relato de Amonario Pérez 

Amonario Pérez, habitual colaborador, nos contó algo que le pasó cuando era un niño pequeño.

 

Relato:

Era normal que en Sandoval de la Reina hubiera centros de reuniones en algunas casas, donde se juntaba mucha gente a charlar y a jugar a las cartas.

En aquella época una de esas casas, muy popular, era la de Amancio Bartolomé González (1911 - ?). La cuadra de su casa era el «salón de sesiones»; en este local todos los días en invierno se juntaban los jóvenes del pueblo; era lo que se llamaba el veladero.

 

Pues bien, a la entrada, dentro, había una banca. Mi hermano Eufrasio me traía al volanchín y me dejó en la banca. No debía estar muy buena la banca, porque se venció hacia delante y me caí de bruces sobre una albarca, de esas que acaban en punta, que había allí. Me entró la punta de la albarca por debajo del maxilar y dicen que se me veían los dientes por la herida.
Me dejó algo de cicatriz.
Yo tendría 3 o 4 años.

 

La casa de Amancio la compró Emiliano Pérez González y cuando repartieron su herencia los hijos, le tocó a Amonario que, más adelante (1970), la tiró e hizo una casa nueva.

 

página creada el 04/06/2019