Matanza del cerdo en casa de Justina Pérez - diciembre 2008 

 

 

           

 

 

 

    

© Magdalena Renedo