Inicio
barra


facebook
La gente de Sandoval de la ReinaLo último incorporado
Escríbenos y mándamos información, saludos o imágenes. Gracias.
          

Fauna de Sandoval de la Reina

 Lirón careto - Eliomys quercinus  

Este lirón careto fue visto por Reyes Pérez en Sandoval de la Reina el 26 de octubre de 2019.

Era un buen momento para poder verles, pues coincidían el inicio del otoño y las primeras lluvias después de un periodo de muy escasas precipitaciones, como el que se acababa de pasar. Así lo decía Félix Rodríguez de la Fuente, hablando de este animal:

...con el primer chaparrón, se habrán despertado los lirones caretos, que estaban sumidos en el letargo estival.

Y esto es lo que le debió de pasar a Reyes. Paseando junto al camino que va por la ribera izquierda del río Odra, cerca del Puente Romano, vio el lirón careto de la fotografía. Seguramente estaba recién salido del letargo estival y aun adormilado, pues apenas presentaba el instinto de huida, como puede verse en el video que hizo Reyes: el lirón se dejó acariciar con una ramita.

 

 

 

 

El lirón careto - El Hombre y la Tierra - Félix Rodríguez de la Fuente

«Queridos amigos de la fauna ibérica, una de las experiencias más gratas en esta patria nuestra, de ordinario reseca, es un paseo por el bosque después de las primeras lluvias de septiembre, sobre todo si el bosque es de quejigos, de robles o de encinas. Hay un olor en el ambiente que anuncia que algo va a cambiar. Las agallas del quejigo están tomando ya los sutiles tonos de cuero viejo del invierno. En el cielo, las escuadras de las aves que bajan desde los países escandinavos, que están ya anunciándonos que llega el otoño.

Pero el otoño, al que se ha dado un sentido de ocaso, de anuncio de esa muerte aparente de la naturaleza que tiene lugar durante el invierno, es una segunda primavera para muchos de los animales de nuestros resecos bosques mediterráneos.

Hay, particularmente, un duendecillo de nuestros bosques que, en esta época concretamente, va a iniciar la más prodigiosa aventura de su vida. Para descubrirle, hay que saber leer el idioma del suelo del bosque. Un tronco cualquiera, caído a la vera de unos quejigos, puede encerrar el principio y quizá el fin de una aventura fabulosa.

Hace apenas ocho días, con el primer chaparrón, se habrán despertado los lirones caretos, que estaban sumidos en el letargo estival. Vigorizados con las moras, las bayas del espino, las avellanas, los lirones han entrado en celo...»

Verlo en el video de El Hombre y la Tierra

 

 

 


Entorno donde se vio el lirón careto

 

                 


                 


                 


                 


                 


                 


                                


                                


página creada el 12/11/2019
colaboración en la revisión de los textos: Eva Pereda