Inicio
barra


facebook
La gente de Sandoval de la ReinaLo último incorporado
Escríbenos y mándamos información, saludos o imágenes. Gracias.
                                                                       

 Obdulia Martínez Rilova 

 

 

... lo que de verdad le saca a mi madre una sonrisa sincera, desde dentro de su corazón, es hablar de cuando vivía en Sandoval, con sus padres y sus hermanos y hermanas ...

Su hija, Arantxa.

Su hija Arantxa Miguel Martínez, nos narra una día que pasaron ella, Obdulia, Anuncia, Iñaki y Ainhoa por Sandoval de la Reina en agosto de 2013


Mi madre Obdulia Martínez Rilova, de 84 años, nació en Sandoval. Tengo una tía (con su familia) viviendo allí, Anuncia.

Como mi madre es de allí y viven mis tíos, cada vez que podemos vamos al pueblo a hacer una visita.

Pero, la visita de este año pasado ha sido muy especial porque mi madre, que no camina muy bien, se animó a dar un gran paseo por el pueblo. A ella se le llenó el espíritu de emoción al ver lo bonito que está. Para mí fue recordar a todo color los lugares que tenía en blanco y negro en mi memoria, pues yo los había andado de niña…

Me encantó volver a ver las bodegas, el camino de la alegría, el río, la iglesia, el cementerio, … Fue un paseo inolvidable; escuchar a mi madre sus historias en su pueblo y, a la vez, que mi hija tuviera la oportunidad de conocer estas historias directamente también en el pueblo… Un pueblo del que había oído hablar muchas veces… fue un momento de conexión generacional precioso.

En fin, te mando una foto de nosotras (mi tía, mi madre, yo y mi hija), en aquel momento.

Nosotras visitamos mucho la página, y está muy bien (muy trabajada, muy amena y con información interesante).

Arantxa Miguel Martínez.

Desde Gipuzkoa. 

Marzo de 2014

 

 

 


Paseando por el pueblo

 

             

             

             

             

             

             


Las “historias” de las que hablaba mi madre eran de moza, pues mi madre se casó con 24 años y se fue a vivir a Villamartín de Villadiego. A los 33 se vino a Eskoriatza, Gipuzkoa, a vivir; donde nacimos 3 de sus 8 hijos. Una fui yo (la séptima).

Entonces ella hablaba de cómo iban a lavar la ropa al río, de cómo entraban en la bodega para recoger el vino, de dónde vivían sus tías, …, cositas así.

Yo también aluciné de recuperar los recuerdos que tenía cuando les acompañaba a mis primas por ahí…. Y así se lo contaba a mi hija, y además de disfrutar del buen día que nos salió (era agosto) disfrutamos de los paisajes del pueblo (que son dignos de ver) y del aire tan sano que respirábamos.

Mi tía nos contaba las casas que se vendían, donde se había ido a vivir la gente, la evolución de las bodegas, que si se estaba esperando algún permiso para restaurar la ermita de arriba

Luego yo tenía la ilusión de ver el cementerio y de ver donde estaban mis abuelos enterrados. Allí también hablaron (mi madre y mi tía) de cómo vivían mis abuelos (labradores), también de las personas que allí estaban enterradas… Recuerdo que en una lápida de pared estaba una familia entera enterrada, y nos contaron cómo las fatalidades de la vida habían hecho que en poco espacio de tiempo, los padres y tres de los hijos se murieran.

También visitamos la iglesia, a la que no pudimos entrar porque mi tía no pudo conseguir la llave. En realidad, mi marido y mi hija, han visto la iglesia por las fotos de la página de internet y más o menos ya la conocían, aunque nos hubiera gustado verla por dentro. Espero que este año también tengamos oportunidad de dar otro buen paseo y ver la iglesia de verdad.

En fin, te mando las fotos más interesantes que tenemos de aquel paseo (la mayoría son detalles del pueblo, que tienen significado para mí). Entonces no se me ocurrió mandar las fotos. Si no, hubiera sacado algunas más a propósito.

Yo desde luego quisiera deciros que tenéis un pueblo en el cual merece la pena pararse a  dar un buen paseo… todo el camino de la alegría es precioso, el río, el puente, la subida a la iglesia, las casas, …

Y en el momento vital que le está tocando vivir a mi madre, una de las pocas cosas que le saca la alegría sincera es hablar de la vida que pasó con sus padres y herman@s en su pueblo.


Arantxa Miguel
Eskoriatza - Gipuzkoa

Marzo de 2014

 


Los padres de Obdulia y de Leonor eran Leonor y Aquilino.

 


Agradecimiento: a todas ellas y en particular a Arantxa, por su preciosa colaboración.

Página creada el 05/03/2014 / actualizada el 08/03/2014