Inicio
barra


facebook
La gente de Sandoval de la ReinaLo último incorporado
Escríbenos y mándamos información, saludos o imágenes. Gracias.
                                                                       

 

   Por Julio Alonso Asenjo       ë El Habla de Sandoval de la Reina

 


El habla de Sandoval de la Reina (Burgos)        (continuación)

... anterior       

 

II. MORFOSINTAXIS.

 

Mantenimiento de la forma artículo determinado + sustantivo + adjetivo, con acentuación del adjetivo. Ej.: la mí madre; el mí pueblo, los mís zapatos..., como en el leonés y asturiano.

Uso del artículo determinado ante el nombre propio de las mujeres: la Ufe, la Conce, la Vitoria, la Ulalia, etc.

Forma antigua de plural en bueis (bueyes), leis (leyes).

Formas aglutinadas de preposición y artículo determinado, como en el castellano vulgar general: dar pal pelo; ir pal campo; está pol molino.

Formas de futuro y condicional con caída de vocal en infinitivo de verbo en -er (R. Menéndez Pidal, Manual de Gramática Histórica, 123. 2), que mantuvo plena actualidad en el castellano estándar hasta el siglo XVI (y aún hoy en formas como «valdría») y es, por tanto, un medievalismo (R. Lapesa, Historia de la lengua española, 95. 3): debría, soldría, doldría (aquí con epéntesis de d).

Forma del imperativo plural en -ay o -ey: hablay, por hablad; comey por comed...

Forma de hey o hay por «he»: hey hecho, hay hecho.

Formas regularizadas sobre el perfecto fuerte en la 3ª persona del plural: anduvon, dijon, vinon, hubon, trajon, hizon...

Mantenimiento de formas del presente de verbos en LY (como las formas latinas de valer o salir) con desarrollo de g, en suelgo, duelga (siguiendo a cuelgo y a valgo, salga...).

Refuerzo de un lexema débil como «ir» en dir y de ahí sus derivados: diendo (por yendo) o el mantenimiento de la lógica forma arcaica fuendo, a partir del pretérito de ser.

Uso del condicional en la prótesis de las oraciones subordinadas condicionales, en lugar del imperfecto de subjuntivo: «si haría buen tiempo, saldría»; por «si hiciera...», que comparte con todo el norte de Burgos, Navarra y País Vasco. También en frases subordinadas finales como: “para que no estorbaría para arar con...”, por “para que no estorbara...”

Mantenimiento, como en otras lenguas románicas (por ejemplo, la italiana) del antiguo orden de los pronombres personales antepuestos al verbo, especialmente el de primera y segunda persona ante se, como en “me se dijo”, “te se vio”. En la escuela se nos daba una fórmula, no desprovista de ironía, para inculcarnos la norma moderna: “se dice se me, pero me se olvida”.

Mantenimiento de formas antiguas, como aviespa (avispa), cuchar (cuchara), o de las en otros tiempos más extendidas: rede (red); troje (troj), berezo (brezo).

Mantenimiento, por arcaísmo, de géneros de varias palabras distinto al estándar. Así en la vinagre; la ensambre (enjambre); la alfiler, la maíz, la alambre.

Laísmo y leísmo. También loísmo, que aparece certificado en la letra del juego practicado en Sandoval, “Milano me voy”, recogida por María Jesús Pérez Renedo, en el sitio web: http://www.sandovaldelareina.com: «Milano me voy, / milano me vengo. / Los mis pollecitos / en casa los tengo. / Los doy pan. / Los doy queso. / Los doy con un canto / en mitad del coscorejo».

 

continúa ...

 Autor: Julio Alonso Asenjo