Inicio
barra


facebook
La gente de Sandoval de la ReinaLo último incorporado
Escríbenos y mándamos información, saludos o imágenes. Gracias.
                                                          

Sandoval de la Reina

 Historia del último campanero 

Por Salvador Pérez Alonso

De manera concisa y amena Salva nos explica su experiencia familiar como campaneros, los toques, sus significados y tiempos, y algunas costumbres sandovalesas asociadas a ellos.

Un documento indispensable para la preservación de la memoria y conocimiento de la historia de nuestro pueblo.

Hoy en Sandoval de la Reina, a las 8 tarde, me pongo a escribir la historia del último campanero.

En el año 1950, teniendo yo 13 años, a mi padre y a mis dos hermanos nos nombraron campaneros de este Municipio. Éramos la saga de los Pérez, mi padre Eladio Pérez Peña y sus hijos Gonzalo, José María y yo, Salvador. Todos practicamos el oficio, pero el mejor de todos era mi hermano Gonzalo. 

Seguidamente os voy contar en que consistía cada toque de campana y qué suponía para los habitantes del pueblo. 

El primer toque se llamaba Maitines y en verano se hacia a las dos de la madrugada (el resto del año en torno a las cinco de la madrugada). Servía para que algunos labradores se levantaran para preparar la yunta y uncir a los animales al carro, ir a acarrear las nías y traerlas a la era para que, una vez secas, se trillaran. También este toque de maitines hacía que los más beatos del pueblo se levantaran a rezar.

El segundo toque, o toque de Mediodía, se realizaba en torno a la 13:30h y las 14:00. Se tocaban las Ave Marías mediante la técnica de volteo y repiqueteo de campana, tres veces. Este toque anunciaba la hora de la comida. Las mujeres la preparaban en un cesto y, casi siempre, eran los niños, que pedían permiso al maestro o a su maestra, y salían de la escuela para llevarla a quienes trabajaban en el campo. Este toque también señalaba el momento en que los chavales, que estaban cuidando el ganado en el campo, podían volver a casa a comer.

El tercer toque, llamado de las Oraciones, se efectuaba hacia las 10 de la noche. Anunciaba la hora de la cena y este momento era aprovechado por las parejas para verse, de camino a sus casas. Su importancia se acrecentaba los sábados, domingos y fiestas dada la estricta disciplina paterna a que los jóvenes se veían sometidos, así el toque de oraciones marcaba el momento del regreso al hogar de la juventud de Sandoval y especialmente para los novios, en estos días de fiesta. A esta hora, también se tocaban las tres Ave Marías, entre los meses de Mayo a Septiembre. El resto del año el toque era normal, volteo y repiqueteo de campana.

Los demás toques dependían de situaciones variadas, por ejemplo:

Cendera: Reunión en el ayuntamiento para diversas cuestiones tales como el arreglo de caminos, retirada de las nieves, etc. Su sonido era repetitivo del badajo sobre la campana.

Quema: Urgencia por incendio de campos o viviendas. Sonido grave y repetitivo más rápido que el anterior.

Toque por Nublo: Según la tradición, el campanero debía subir urgentemente y voltear la campana grande, para, según la creencia popular, romper así el nublo, mediante el sonido de su volteo y evitar el granizo.

Toque a muerto: Inicio lento y progresivamente mas rápido. Se tocaba cada hora hasta el momento del entierro.

De forma especial, aprovechando el toque de oraciones, en las vísperas de las fiestas, los mozos subían junto al campanero para tornear las campanas. Esta acción podía extenderse mucho tiempo, con la consiguiente protesta de algún vecino.

La profesión de campanero suponía que éste percibía por sus importantes servicios a la comunidad una retribución en especie que consistía en una medida de trigo, en torno a celemín y medio por vecino. Este acontecimiento sucedía una vez al año, concretamente en el mes de septiembre una vez finalizadas todas las labores del campo y con el cereal ya en los graneros. Era el alguacil quién, mediante el anuncio de un bando y su redoble de tamboril, avisaba “por orden del Señor Alcalde” del momento en que se debía pagar al campanero, que siempre era el último domingo del mes y a las diez de la mañana, en la casa del pueblo.

Familia Pérez.

Campaneros desde 1950 hasta 1961.  

 [10 de septiembre de 2014]                                                               


En este video vemos a Salvador y a Jesús Mari
tocando las campanas, llamando a misa un día de fiesta en 2014
en Sandoval de la Reina.

 

 

Nos dicen con todo el sentimiento en Sandoval (14/09/2014), tras conocer esta colaboración de Salvador, que Gonzalo, su hermano, hacía hablar a las campanas.