Inicio
barra


facebook
La gente de Sandoval de la ReinaLo último incorporado
Escríbenos y mándamos información, saludos o imágenes. Gracias.
          

Alrededores de Sandoval de la Reina

 Calza  2019 

Creado por la «Asociación Cultural Las Calzas», de Villadiego, este año el premio ha sido para Verónica Calderón Carpintero por su trayectoria profesional y, especialmente, por su investigación en la investigación de nuevos materiales y nuevas fórmulas de construcción.


      


      


      




Texto editable en el folleto de la semblanza de la galardonada

VERÓNICA CALDERÓN CARPINTERO

Resulta fácil hablar de Verónica Calderón Carpintero, por ser parte de la vida cotidiana de Villadiego, Hemos conocido a sus abuelos y nos encontramos con sus padres, hijos, marido. Ejerce de villadieguense de pro.

Pero llegamos hasta aquí con ella, por la interesante trayectoria y tarea profesional que nos ha permitido conocer.

Nuestra invitada está ligada a la Universidad de Burgos: es Doctora en Ciencias Químicas, desde 2007; Vicerrectora de Estudiantes; y, actualmente, es Profesora Titular, en el Departamento de Construcciones Arquitectónicas e Ingenierías de la Construcción y del Terreno de la Universidad de Burgos, adonde llegó en 2012; secretaria de varias comisiones; miembros del Comité de Expertos de la Unión Europea dentro del programa Horizonte 2020; y sin terminar con todo lo que representa, podemos añadir que ha editado unas 40 publicaciones de alto impacto en revistas especializadas.

Es una autoridad cum laude en la investigación de nuevos materiales y nuevas fórmulas de construcción; ha desarrollado, en la Universidad de Burgos, al menos diecisiete patentes de morteros, aplicando pizarras, poliuretanos, poliamidas, polímeros, aprovechando en la mayoría de ellas residuos industriales, como una alternativa nueva a los productos usados habitualmente. Con los materiales que trabaja y sobre los que investiga, nos hace pensar que nuestro futuro podría ser más ecológico, menos agresivo con la tierra, más humano.

Más allá del cariño, cercanía y conocimiento personal, por el que la hemos invitado a compartir este día con nosotros, está el hecho de que nuestra ceremonia y galardón van a servir como reconocimiento a su trabajo en investigación; como muestra de nuestra sincera gratitud hacia los trabajos sobresalientes en cualquier campo que hemos podido conocer; y, por último, como recordatorio y constatación de que la investigación en ciencia y tecnología tiene un imprescindible espacio para las mujeres.

Desde nuestra asociación, integradora de tantas personalidades e instituciones a las que hemos incorporado entregándoles LA CALZA, os ofrecemos esta oportunidad, en la que Verónica Calderón Carpintero nos ayudará a redescubrir lo que nos traemos entre manos con cada material del que nos rodeamos y utilizamos, No hace falta "saber" para entender su discurso; pero sí ganas de "aprender" cómo es nuestro mundo y en qué podemos colaborar para mejorarlo.

Bienvenida, Verónica, a la familia de las CALZAS.


Actualmente es Profesora Catedrática de Universidad en el Departamento de Construcciones Arquitectónicas e Ingenierías de la Construcción y del Terreno, y Vicerrectora de Estudiantes de la Universidad de Burgos. Docente de las asignaturas
de Materiales de Construcción de la titulación de Arquitectura Técnica, y participa en varios Programas de Doctorado de la Escuela Politécnica Superior.

La línea principal de investigación se basa en el reaprovechamiento de residuos de diferente naturaleza y la modificación en su comportamiento fisicoquímico para la incorporación en materiales de construcción obteniendo productos reciclados con propiedades mejoradas para su colocación en obra.

Ha dirigido o participado en numerosos proyectos de transferencia del conocimiento Universidad-Empresa y proyectos de investigación regionales, nacionales y europeos competitivos, algunos de ellos en colaboración con otras Universidades y organismos, con una financiación total de alrededor de 2,5 millones de euros. Todo ello ha dado lugar hasta el momento a unas 50 publicaciones científicas de alto impacto, 19 patentes nacionales y 1 patente internacional, y la contribución en más de 40 congresos nacionales e internacionales. La trayectoria investigadora incluye la dirección de 10 tesis doctorales y 14 trabajos fin de doctorado y DEA hasta el momento. También la difusión de la investigación en congresos de ámbito internacional en China, Estados Unidos, Singapur, Portugal, Francia, India y Turquía.

Miembro del Comité de Expertos de la Unión Europea dentro del programa Horizonte 2020, evaluadora de la ANEP y de numerosos artículos científicos en revistas internacionales de evaluación por pares del ámbito de los materiales y de la sostenibilidad, miembro de la comunidad científica internacional ¡CPIC (lnternational Congress on Polymers in Concrete).

Para mí es un honor es escribir estas líneas tan vinculadas a mi querido pueblo, que siempre me trae olores, sabores, buenos recuerdos y planes de futuro… Ni siquiera es comparable a hacerlo en la revista científica de mayor impacto. Las amistades que aquí he forjado han permanecido siempre conmigo, y tengo la suerte de que tanto ellos como mi familia me acercan a la realidad cada vez que me disperso un poco por el mundo. Por ello, quisiera empezar dando las gracias a la Asociación Las Calzas por concederme este reconocimiento, que recibo con entusiasmo y emoción.

Giraré estas breves líneas en torno una doble perspectiva de un mismo concepto: las materias primas. Materias primas que, por un lado, versan de los materiales de construcción que configuran nuestro entorno como primer eslabón que conforma los valores históricos, culturales y que perfilan la arquitectura tradicional tan característica de la zona, Esta arquitectura suele ser simple y robusta, utiliza materiales autóctonos y por tanto es más económica y sostenible. Es la razón de que, a través de muchos siglos, se han empleado materiales básicos y nobles que se encuentran sobre el terreno como la tierra, la piedra y la madera.

Por otro lado, siempre he creído en la materia prima "de las personas", mucho más intangible, pero también mucho más significativa y poderosa. La he vislumbrado a menudo como docente en jóvenes universitarios y preuniversitarios, así como en muchas otras personas que con su potencial enriquecen el lugar donde se establecen, sintiéndose en sintonía con el entorno y que entienden el desarrollo como algo colectivo y en lo que trabajar con desempeño. Esa materia prima, sin duda, existe (¡vaya si existe!) en Villadiego, que sin ir más lejos, siempre ha apostado por la educación pública y rural de calidad y por la cultura como cimientos para el conocimiento y la igualdad efectiva de oportunidades. La clave para el progreso científico en cualquier ámbito es creer en las personas y hacer que se desarrollen, y si eso contribuye de paso a fijar población y retener el talento, sería estupendo.

 

 

página creada el 23/11/201